Este martes fue presentada la segunda edición del «Diagnóstico sobre la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacia la infancia en México», elaborado por Early Institute con apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).  Ahí se estima que en nuestro país ocho de cada 10 menores de edad que sufrieron abuso sexual son mujeres.

«Es una exigencia que las autoridades deben dar a conocer los grupos de edad para poder saber con precisión. Ese sigue siendo un tema pendiente en la agenda de información en México», dijo Mario Arroyo, investigador y consejero del Early Institute.

El instituto se enfoca a mejorar la salud, cuidado, educación, seguridad y protección de la primera infancia a través de la incidencia en políticas públicas; su proyecto es prevenir la violencia sexual en México, a través de la generación de conocimiento y el desarrollo de capacidades de actores clave.

Para poder tener un acercamiento con los datos, la organización trabajó en el análisis de los egresos de los hospitales relacionado con algún tipo de violencia como abuso sexual infantil y enfermedades de transmisión sexual.

Arroyo expuso que el número de egresos de niños por algún tipo de violencia, en general se incrementó 30% de 2016 (357 casos) a 2017 (464 casos).

«Los resultados son alarmantes, la violencia sexual en contra de niñas, niños y adolescentes nos motiva a actuar con prontitud, así como a implementar mecanismos de medición y prevención puntuales, con el propósito erradicar está problemática», indicó Arroyo.

El Early Institute también analizó los casos de ciberacoso que analiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se encontró que uno de cada cinco menores de edad son víctimas de ello.

Del total de personas menores de edad de entre 12 y 17 años que tuvieron acceso a Internet, 20 por ciento vivió alguna forma de ciberacoso. Las mujeres fueron las más acosadas, con 22.5% comparado con 17.5% de los hombres. Los resultados del diagnóstico arrojan que sólo uno por ciento de las víctimas denuncian.