Foto AFP

Con un simple adiós, sin lágrimas y breve, así se despidió Emma Coronel de su esposo Joaquín «El Chapo» Guzmán, quien fue condenado a cadena perpetua más 30 años de prisión por distintos cargos.

La madre de las gemelas de Guzmán Loera no se perdió ninguna de las audiencias previas al juicio que se llevó a cabo en la Corte Federal del Distrito de Nueva York, Estados Unidos, lugar al que Emma llegó el día de hoy acompañada de un fuerte equipo de seguridad.

«Todo lo que se habló de Jozquín, bueno y malo, para mí no cambia de ninguna manera la forma que tengo de pensar en él», declaró la ex reina de belleza.

«Se me negó un juicio justo», fueron las primeras palabras del narcotraficante mexicano en el juicio que enfrentó y en donde esta mañana habló por vez primera mientras su esposa sólo observaba.

La sentencia fue emitida por el juez Brian Cogan, quien presidió su juicio que duró tres meses y en el cual se presentaron 56 testigos.

Entre los delitos por los que se le levantaron cargos al narcotraficante de 62 años de edad figuran participación en una empresa criminal, conspiración internacional para producir cocaína así como para importarla y distribuirla, lavado de dinero y uso de armas de fuego.