De acuerdo con un informe realizado por McKinsey Global Institute (MGI), promover la igualdad entre mujeres y hombres podría agregar 12 billones de dólares (bdd) al Producto Interno Bruto (PIB) mundial para el 2025.

Para lograrlo, los sectores público, privado y social, deberá actuar para cerrar las brechas de género en el trabajo y la sociedad. en este sentido, apuntó que la desigualdad de género no es sólo un problema moral y social apremiante, sino que es un desafío económico crítico.

«Si las mujeres, que representan la mitad de la población mundial en edad de trabajar, no alcanza su máximo potencial económico, la economía mundial sufrirá», dice la publicación «El poder de la paridad: cómo avanzar en la igualdad de las mujeres puede agregar $12 billones».

Incluso después de décadas de progreso para lograr que las mujeres sean socios iguales con los hombres en la economía y la sociedad, la brecha entre ellas sigue siendo grande.

«Reconocemos que la paridad de género en lldados resultados económicos (como la participación en la fuerza laboral o la presencia en posiciones de liderazgo) no es necesariamente un ideal normativo, ya que implica que los seres humanos tomen decisiones personales sobre las vidas que llevan; También reconocemos que los hombres pueden estar en desventaja en relación con las mujeres en algunos casos. Sin embargo, creemos que el mundo, incluido el sector privado, se beneficiaría al centrarse en la gran oportunidad económica de mejorar la paridad entre hombres y mujeres» concluyó MGI.