La nadadora estadounidense, Breckynn Willis fue descalificada de una competencia colegial, pues de acuerdo con un arbitro “su traje de baño enseñaba de más”. Como era de esperarse, el caso ha indignado al público, quien tachó de “machista” la decisión.

Y es que Willis ya había ganado la competencia, pero de un momento a otro decidieron quitarle el logro que cosechó durante cuatro carreras por una “infracción con su uniforme”.

El argumento que utilizó el juez responsable de la descalificación fue que podía ver “una nalga tocándose con la otra”.

Lauren Langford, entrenadora de la joven de 17 años, aseguró que la resolución era injusta y atentaba en contra del trabajo y esfuerzo de la nadadora, que debería ser lo que el jurado evalúe.

Willis utilizó la misma talla y traje de baño que el resto de sus compañeros, sin embargo fue la única sancionada. Ante el escándalo, las autoridades escolares del distrito de Anchorage revirtieron la descalificación bajo el argumento de que ésta fue “pesada e inútil”.