Canadá sigue teniendo una cuenta pendiente con la aclaración de los más de 1,300 casos de mujeres indígenas asesinadas en tres décadas, sobre todo en las áreas rurales, muchos de ellos convertidos en casos sin resolver.

Por ello, diversas organizaciones de mujeres latinas en Toronto, entre ellas Canadá nos Une dirigida por la mexicana Lumy Fuentes,  realizaron diversos eventos en torno al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, donde se reconoció que, aunque Canadá cuenta con programas y políticas de apoyo a las mujeres, se siguen dando casos de violencia contra este género sobre todo en inmigrantes.

Con la participación de terapeutas, educadoras sexuales y analistas se habló sobre la violencia que sigue imperando en hogares canadienses, más aún en familias inmigrantes, ya que “a la hora de presentar una denuncia por violencia doméstica, cuenta el color de piel y el acento (hispano) al hablar inglés”, afirmó la dirigente Lumy Fuentes.

“La violencia se encuentra en cualquier parte del mundo. No importa donde estemos, tenemos que ser escuchadas y respetadas. Nadie tiene derecho a abusar de una mujer o tocarla sin su consentimiento”, aseguró.

El uruguayo Horacio Tejera, de Latin@s en Toronto, explicó la relación entre ansiedad, abuso, violencia y salud mental, y aclaró que el hombre agresor no debe ser confundido como enfermo mental, pues ello lo desculpabiliza.

“Si un joven de 16 años le dice a su novia cómo se tiene que vestir, sabemos que las cosas van mal”, ejemplificó.

 

En Canadá existen programas para los hombres que han realizado violencia doméstica, en donde se les dan consultan psicológicas en un marco de igualdad de género.

Lumi Fuentes aclaró que la campaña contra la violencia a las mujeres no sólo es para las mujeres y las niñas sino para todos los hombres porque “la educación es primordial”.

Total
7
Shares