Tras señalar que la política de guerra contra las drogas sólo ha dejado 240 mil muertos y no ha resuelto el problema, la senadora de Morena, Olga Sánchez Cordero, propuesta para ocupar la Secretaría de Gobernación,  presentó una iniciativa para regular el uso de la mariguana como un elemento de pacificación.

Desde la tribuna del Senado, al presentar la iniciativa este 6 de noviembre, aclaró que “no estamos a favor de la liberación absoluta de todas las drogas, estamos a favor de las libertades y los derechos, mediante el ordenamiento jurídico y el control”. Y detalló:  “Estamos a favor de la regulación de la cannabis en su uso medicinal, de la autodeterminación y de liberar a aquellos que se encuentran en las garras de la amenaza por parte del crimen organizado y de la pobreza”.

Advirtió que la aplicación de políticas de guerra, en materia de drogas, ha matado a más de 240 mil mexicanos en los últimos dos sexenios, por lo cual llegó la hora, en esta cuarta transformación del país, de enfrentar el tema de otra manera.

En ese sentido, insistió estar a favor de vivir en un México en paz y que el país le demuestre al mundo su avance, que la nación no es botín de nadie y que estamos listos para estar a la altura de las discusiones a nivel internacional.

Sin embargo, recalcó que esto sólo se podría lograr, si nuestras acciones las realizamos con equidad, igualdad e inclusión, y, por supuesto, apoyándonos con la participación ciudadana. Y aunque las drogas siempre han sido un tema polémico, también se ha comprobado que el combate frontal a través de las armas solamente ha producido muertes en el país.

Por ello hoy, y luego de “20 años de acciones incipientes con investigaciones que proponen el control y regulación de la cannabis”, se presenta esta iniciativa para recoger las demandas de la sociedad civil, y distintos colectivos, con una perspectiva incluyente e innovadora.

Olga Sánchez, aseguró que está iniciativa es la suma de un esfuerzo multidisciplinario de materias como la seguridad, salud, social, económica y, por supuesto, tomando en cuenta el entorno internacional.

Invitó a sus compañeros a leer la iniciativa a fondo y afirmó que ha sido elaborada con cuidado, trabajo y atención, para no sólo quedarse en el ámbito económico, sino para luchar contra las adicciones, fortalecer la integración familiar y social y respetar las libertades ciudadanas.

“Estamos convencidos que el abuso de sustancias que alteran el organismo son una debilidad social. Sin embargo, estamos conscientes del respeto a las libertades de los individuos y que el Estado tiene la obligación de garantizar un marco jurídico que se ajuste al contexto que se vive”, puntualizó.

Fuente: NTX / Edición BHR