Especialistas del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) desarrollaron un nanofertilizante que maximizaría la producción agrícola hasta en un 250%, además de ser amable con el medio ambiente.

Este avance es una nueva alternativa en el uso de fertilizantes y, con ello, los académicos contribuirían a reducir el impacto ambiental, económico y de salud, así lo informó la institución que forma parte del sistema público de centros del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)

También mencionaron buscar así la atención de los problemas nacionales e internacionales sobre la baja eficiencia en el uso de nutrientes en plantas, los bajos rendimientos en los cultivos, el estrés ambiental severo y la seguridad alimentaria.

Informaron que este proyecto forma parte del Nodo Binacional de Innovación Sureste (NoBI Sureste), en el que se busca comercializar varios proyectos.

Ileana Echevarría Machado, de la Unidad de Bioquímica y Biología Molecular de Plantas del CICY e integrante del estudio, explicó que del 100% de los fertilizantes que se aplican, el 70% puede ser desaprovechado por la planta, lo que deriva en una contaminación importante, ya sea en la atmósfera (por los gases de efecto invernadero) o en los mantos freáticos.

El nuevo nanofertilizantes ha sido probado para evaluar sus efectos en condiciones de laboratorio e invernadero, así como análisis de toxicidad en células animales, vegetales y microorganismos del suelo.