Foto Reuters

La reina Isabel II de Inglaterra no usará más prendas que provengan de pieles animales, con ello se convierte en la primer miembro de la familia real británica que toma esta medida.

El dato fue dado a conocer en el libro “La otra cara de la moneda”, de la autora Angela Kelly, quien es estilista de la monarca. La información fue confirmada por el Palacio de Buckingham, sin embargo también apunó que los vestuarios que sí tienen piel natural no serán remplazados del guardarropa real.

Aunque los activistas en pro de los derechos de los animales han aplaudido la decisión, también han subrayado que el cambio debe ser mayor y la medida debe aplicar a todos quienes participan en ceremonias oficiales así como a los soldados de la guardia, quienes son famosos por usar gorros con pelaje de oso.