Un par de anteojos pueden marcar el diferencial en tu look del día a día, ya sea que los utilices para proteger tus ojos de la luz o simplemente porque necesitas ocupar lentes ópticos.

Aquí te presentamos una sencilla guía de la forma de gafas que se adecua más a tu forma de cara, recuerda que lo más importante es que estés cómoda con ellos.

Rostro cuadrado

Lo que debes buscar es suavizar los bordes de la mandíbula, pómulos y frente. Para lograrlo te recomendamos usar armazones que no tengan ángulos rectos y de colores claros; por ejemplo, los tipo aviador van perfecto.

 

Rostro triangular

Este tipo de caras se caracterizan por tener frente amplia y mandíbula pequeñas. La opción es utilizar armazones redondos y cuadrados, preferentemente de materiales ligeros y aros altos.

 

Rostro redondo

A diferencia del rostro cuadrado aquí el objetivo es acentuar las líneas; para ello te sugerimos optar por anteojos rectangulares o cuadrados de colores oscuros, evita los armazones delgados o muy ligeros salvo que cumplan la regla del tamaño y forma.

 

Rostro ovalado

¡Suertuda! Prácticamente el tipo de armazón que decidas llevar irá bien. Aquí la clave es que sean proporcionales al tamaño de tu rostro. Juega con las posibilidades y estilos disponibles; una maravillosa opción son los tipos cat eye.

 

Total
16
Shares