Motivada por una gran curiosidad y atraída por la belleza de estas piezas propias de la tradición navideña, la artesana Magdalena Alvarado Mendoza, del municipio de El Oro, Hidalgo, consiguió en corto tiempo aprender los secretos de esta actividad milenaria: la creación artesanal con vidrio soplado.

Alvarado elabora, desde hace 25 años, esferas navideñas que son motivo de orgullo para los habitantes de este Pueblo Mágico del norte del Estado de México, según expresó el gobierno estatal a través de un comunicado.

También indicó que a diferencia de muchos artesanos, cuya tradición ha sido heredada por sus padres y abuelos, Magdalena, sin mayor formación artesanal, decidió acercarse a don Francisco Mora, uno de los productores de esferas más reconocidos de Tlalpujahua, Michoacán.

La empresaria señaló que para ella es un gran orgullo preservar la tradición de la esfera navideña de vidrio soplado, especialmente en un entorno en que cada vez es más difícil competir con las industrias nacionales y extranjeras que emplean procesos automatizados.

Magdalena Alvarado ha conseguido, además, dar empleo a otras mujeres de El Oro, quienes se han contagiado por el cariño hacia esta noble actividad y han adquirido los conocimientos y habilidades para realizar sus propias creaciones, que las hacen sentir muy orgullosas.

Apoyada por su entusiasta equipo de trabajo, Magdalena produce entre 80 y 100 mil esferas al año, que inicia con el soplado durante los meses de marzo, abril y mayo.

La mitad las comercializa a través de diferentes clientes mayoristas y, el 50% restante, las desplaza por venta directa al menudeo a los miles de visitantes que cada año acuden a este Pueblo Mágico en busca de piezas únicas elaboradas artesanalmente.

¿Y tú en qué vas a emprender?