¿Por qué no escaparte al interior de la República para tomarte un merecido descanso y festejar los 108 años de la Revolución Mexicana?  Aquí te presentamos cinco lugares idóneos para conmemorar esa fecha.

1.Puebla

Muy cerca de la Ciudad de México, es cuna y representación de nuestra festejada revolución, pues, se dice, que aquí cayerón los primeros mártires de esta lucha: los hermanos Serdán. Por lo que no dejes de visitar la histórica Casa Serdán, hoy llamada Museo Regional de la Revolución Mexicana y empezar la celebración en el conocido Monumento de los Hermanos Serdán, lugar donde inicia el desfile conmemorativo lleno de trajes y bailes típicos, carros alegóricos, personajes y caballos.

Obvio, ir a Puebla es disfrutar también de su reconocida gastronomía: mole poblano, enchiladas de pipián, molotes, cemitas, chalupas y chiles en nogada… ¿gustas?

 2. Morelos

Honor a quien honor merece y si estamos hablando de caballos, pistolas y revolución, no debemos olvidarnos del emblemático caudillo de nuestra Revolución Mexicana, Emiliano Zapata, así que podemos darnos una vuelta en el estado que lo vio nacer.

En el pueblo de Tlatizapán fue donde se formó y agrupó al movimiento zapatista, por ahí cerca encontrarás el lugar donde el revolucionario fue emboscado y asesinado: la Hacienda de Chinameca, que hoy es el Museo Nacional del Agrarismo. Y si gustas después de ese recorrido histórico disfrutar algo de naturaleza y acvtividades, el Lago de Tequesquitengo y el Río Amacuzac son vecinos de este lugar.

 El desfile aquí se hace entre las pequeñas calles de Tlaltizapán de manera más sencilla pero no menos memorable, en un espacio de pueblerino donde puede sentirse y disftrutar la calidez de su gente, así como también de ricos platillos como: pescado en mixiotes, mole verde, mole rojo, tamales de ceniza, etcétera.

3. Veracruz

En su Gran Café de la Parroquia, Porfirio Díaz pasó por esta ciudad antes de partir a su destierro. Ubicado en el centro, es una tradición de visita al pasar por esta tierra llena de increíble historia. Por supuesto, no puedes perderte el Fuerte de San Juan de Ulúa, construcción que se encargaba de proteger a las flotas coloniales; posteriormente convertida en prisión y actualmente funge de Museo Arqueológico del INAH.

En su clásico Desfile Conmemorativo del 20 de noviembre en el boulevard Manuel Ávila Camacho verás izar nuestra bandera nacional y la colocación de la ofrenda floral en el busto de Francisco I. Madero.

Aparte de nadar en sus playas, recuerda degustar de sus platillos típicos: arroz a la tumbada, tamales, chilpachole de jaiba, picadas, camarones de coco, cazuela de mariscos entre otros más.

4. Guanajuato

Irapuato es la ciudad que tuvo gran relevancia por tener una estación ferroviaria que cruzaba gran parte del estado. El mismísimo Pancho Villa estuvo alojado en uno de los vagones de sus ferrocarriles, siendo una de las ciudades más asediadas. Aquí se llevaron a cabo muchas luchas constitucionalistas y villistas, así como ataques zapatistas.

Es por ello, que Irapuato realiza su eséctacular desfile cívico-militar-deportivo en que participan varios organismos y agrupaciones como, bomberos universidades, policías y asociaciones deportivas.

Cuando andes aquí visita su Plaza Fundadores , la Presidencia Municipal y su famosa Catedral que encuentra frente a la Plaza Monumental Miguel Hidalgo.

Por cierto, su Fresibus es una buena opción para hacer el tour por esta ciudad, con el que podrás conocer  la historia de cada uno de sus sitios más representativos.

¿Gastronomía? Por supuesto que sus fresas en todas sus presentaciones: naturales, cristalizadas, en mermelada y con crema. También saboreáte unas ricas patitas de puerco, sus tradicionales guacamayas, enchiladas mineras, tamales, tacos y sopes.

5. Zacatecas

Testigo de una de las batallas más sangrientas de la Revolución Mexicana en la llamada Toma de Zacatecas, realizada por Francisco Villa y gracias a la cual el camino de las tropas revolucionarias hacia la CDMX se vio libre. Aquí es indispensable que vistes Cerro de la Bufa, lugar donde se encuentra una pequeña capilla construida en 1728, y mismo lugar done se llevó a cabo la última batalla de la Revolución en 1914.

Otros lugares para este itinerario zacatecano: Museo Toma Zacatecas, Observatorio Metereológico de Zacatecas y Plaza de la Revolución Mexicana.

En Zacatecas, su desfile, también en grande, es conocido como “Desfile revolucionario” donde también participan instituciones públicas, carros alegóricos y se escucha música típica de la región, teniendo de fondo al ya mencionado Cerro de la Bufa.

El asado de boda, el mole zacatecano, frijoles con masita, el conejo zacatecano en adobo, el pipián con papitas del monte son buenas opciones culinarias para un rico descanso en este bello estado.

Esperamos que con estas opciones pases un, doblemente, ¡Buen fin!