Los gastos de las compras decembrinas suelen dejar estragos en las carteras de las familias, este pesar se extiende hasta el primer mes de año con la ya conocida -y temida- “cuesta de enero”.

La cuesta de enero puede poner en riesgo la estabilidad financiera no sólo de este mes, sino que se puede extender hasta marzo; la falta de liquidez puede derivar en la adquisición de nuevas deudas para solventar gastos ya comprometidos de primera necesidad.

En caso de que estés pasando por las cuesta de enero, estas son algunas recomendaciones que te pueden servir:

1. Elabora por escrito un presupuesto que considere pago de deudas y gastos de primera necesidad.

2. Evita compras innecesarias, recuerda priorizar el pago de deudas para saldarlas.

3. Organiza tus finanzas para no adquirir deudas nuevas, no compres por impulso o adquieras cosas que no puedes pagar.

4. Disminuye los gastos que consideres puedes reducir de acuerdo a tus necesidades a fin de recuperar tu estabilidad.

Ahora bien, si lo que buscas es promover una mejor estabilidad durante todo el año, GNP Seguros resalta tres puntos fundamentales a considerar para alcanzar metas a corto, mediano y largo plazo.

1. Realiza un presupuesto de gastos mensuales que no provoque un desequilibrio económico ni la adquisición de nuevas deudas y respétalo al máximo.

2. Destinar un porcentaje de los ingresos adicionales para iniciar un ahorro y elegir un instrumento formal para su administración, el cual puede generar importantes beneficios para optimizar el dinero.

3. Evaluar la adquisición de un seguro que permita hacer frente a imprevistos financieros y de salud, esto mantendrá a salvo la estabilidad financiera y el ahorro personal o familiar ante cualquier eventualidad que se presente durante el año.