Algunos ingresos extra no le hacen daño a nadie y, aunque suene a fantasía, sí es posible lograrlo sin que esto implique dejar de lado nuestro empleo. Por si fuera poco no existe una sola forma de hacerlo, en realidad la cartera es bastante amplia, comencemos por conocer cuatro métodos.

  1. Escribe reseñas

    Existen diferentes sitios web don lude puedes intercambiar tu experiencia probando algo, por dinero. Por ejemplo, en páginas como Usertesting.com luego de realizar tu registro y contestar algunas preguntas, serás dirigido a distintas plataformas, tu navegación ellas será grabada así como tu voz mientras describes tu experiencia.

  2. Algo de fierro viejo que venda

    Deshazte de todo lo que ya no usas, celulares, ropa, electrodomésticos, joyería y más. No se trata de «sacar la basura» los consumidores querrán adquirir productos de calidad, es más bien sacar todo aquello que aún tiene vida útil pero que tú ya no estás utilizando. Ya sea que organices una venta de garage, los subas a la red o lo ofrezcas al mejor postor.

  3. Utiliza tus monederos electrónicos

    Este punto no te hará ahorrar dinero precisamente, pero sí podrás ahorrarlo. Seguramente tienes más de una tarjeta de puntos, regalos o similares que puedes canjear en el supermercado por alimentos u otras cosas que necesites. También existen tarjetas bancarias que acumulan puntos y que te permiten canjearlos por mercancías de sus catálogos.

  4. Renta una habitación de tu casa

    Si existe algún rincón en tu hogar como la típica bodega de cosas olvidadas, mejor sácale utilidad. Primero vende lo que ya no necesitas como se explica en el punto dos, después ocupa este nuevo espacio para sacarle provecho, existen muchas personas buscando habitaciones cerca de sus empleos o escuelas y tú puedes ser la opción.