El parlamento de Islandia aprobó una ley que establece igualdad de sueldos entre mujeres y hombres por el mismo trabajo, sin importar el grupo étnico, orientación sexual, nacionalidad o religión.

Con la acción, Islandia se convirtió en el primer país en el mundo en cerrar la brecha salarial desde enero de 2018.

En este sentido, a las empresas que tengan una plantilla de 25 o menos trabajadores se les exigirá un certificado que compruebe la paridad de salario; de no cumplir con el requisito o mostrar inconsistencias se les aplicará una multa.

El 48% de la población en Islandia son mujeres, desde hace nueve años este país cuenta con la menor diferencia salarial, de acuerdo con el Foro Económico Mundial (FEM). Con este paso adicional se espera erradicar por completo la brecha salarial en la región en 2020.