Las empresas presentan mejor desempeño en materia de innovación e ingresos cuando más del 20% de los puestos directivos están ocupados por mujeres, de acuerdo con el estudio Mujeres Directivas 2019 de Grant Thornton.

La firma de contadores públicos señaló que la diversidad de género conduce a un mayor rendimiento, a una cultura más inclusiva y a decisiones más equilibradas.

Además el reporte reveló que actualmente se tiene la mayor proporción de mujeres en la alta dirección registrada a nivel mundial con un 29 por ciento. Sin embargo, garantizar la paridad de género a largo plazo requiere crear mayores oportunidades, eliminar prejuicios y dar forma a una cultura inclusiva.

La socia de Salles Sainz Grant Thornton, Verónica Galindo agregó que un negocio que no tiene equilibrio de género no puede ser sostenible, “cuando las mujeres ven a otras mujeres en puestos directivos, es más probable que aspiren a ocuparlos”, precisó.

También explicó que en América Latina sólo 25% de las mujeres ocupan puestos gerenciales; mientras que aún existen muchas culturas en este continente que siguen creyendo que las mujeres deberían centrarse en la vida familiar, lo que se convierte en barrera para su crecimiento