Entrevista y Fotos: Ulises Rodríguez

Las redes sociales son una herramienta muy útil para conectar a las personas y ahora también a las empresas, asociaciones y demás, sin embargo han comenzado a tomar un giro peligroso, pues el acoso cibernético es cada vez más fuerte. En ese sentido, Ivana De María creó StoryPlace, una red social sin ego, en la que la prioridad son las historias.

“Yo creo que las redes sociales hoy en día, son herramientas con muchísimo potencial, con mucha oportunidad para crear impacto positivo en el mundo, pero también encontré que en algún momento del desarrollo de estas, se fueron por otro camino y tuvo mucho que ver el asunto del ego, con el hecho de que el ego de la persona se volvió el enfoque de toda red social y se volvieron herramientas increíblemente egocéntrica, lo que eso causó es que se pierdan la verdad y la sustancia del contenido”, destaca.

La emprendedora asegura que aún cree en el potencial de estas, sin embargo reconoce que no las estamos usando bien: “Yo quería crear una red social en la que el enfoque estuviera en la historia, y no en la persona. Fue complicado, pero fue un experimento definitivamente, saber qué elementos de la red social son los que te dan algo positivo, los que tienen el potencial para dar un impacto positivo y a cuáles puedes cambiarles el enfoque. Así fue como se formo StoryPlace, con la intención de crear un mundo más empático”.

StoryPlace es una aplicación como cualquier otra, sin embargo hay ciertas características que le brindan un nuevo enfoque que se aleja de las redes sociales tradicionales: “Tienes un nombre de usuario, y eso es lo único que está público; puedes darle like a historias, pero no puedes ver quién le da like a tu historia; puedes seguir gente, pero no puedes ver quién te sigue. Esto con la finalidad de que no se convierta en una competencia de ver cuántos seguidores tienes o cuántos likes, la idea es que sigas a personas porque te interesan sus historias y no porque sea alguien famoso”, destaca.

Aunque la red social está diseñada para que cualquier persona se una, sin embargo, la creadora se ha dado cuenta que son personas más maduras quienes disfrutan de la misma: “He encontrado, en el poco tiempo que lleva con vida StoryPlace, es que el mercado es más maduro que en la típica red social, porque sí requiere la capacidad de identificar una historia de vida como una historia y eso requiere un tanto de reflexión y madurez; y otra cosa que me he dado cuenta es que las generaciones más jóvenes no saben lo que es una historia, cuando les pides que compartan una historia, creen que deben subir algo que va a desaparecer en 24 horas, entonces la definición de la palabra historia en sí, ha desaparecido, entonces gran parte de StoryPlace, ha sido regresarle su definición a la palabra y regresar a la manera más básica de educación que es contarlas”.

“La idea es que ayude a tener un mundo con más empatía que la gente se interese por leer las historias de las demás personas, que la gente no juzgue tanto, y no sólo eso, que aprenda a separar lo que es escuchar y qué es estar de acuerdo, así que ojalá pueda darle un giro a las redes sociales, porque están creando muchos problemas. La idea en pocas palabras es: si no tienes nada bueno que decir, no digas nada”.

Total
27
Shares