Nadia Rodríguez y Luisa Espinoza, alumnas de la Universidad del Valle de México elaboraron una harina a base de chapulín de campo para preparar pan, y con ello contribuir a la prevención y tratamiento de la desnutrición en la población infantil.

Las alumnas de la carrera de Nutrición explicaron que su objetivo fue diseñar un alimento agradable al paladar y visualmente atractivo para los niños de entre cinco y 14 años de edad.

“Quisimos producir una harina lista para preparar brownies proteicos; elegimos esta presentación pensando en prolongar la vida de anaquel del producto, ya que la mayor población en riesgo de desnutrición se encuentra en zonas de difícil acceso o marginadas”, detallaron.

TE PUEDE INTERESAR5 ACCIONES PARA IMPULSAR A LAS MUJERES EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Para el desarrollo del producto reunieron ingredientes de calidad y optaron por los chapulines de campo como fuente de proteína, hojas de stevia pulverizadas como endulzante, harina de trigo integral, cocoa sin azúcar y polvo para hornear.

Además realizaron pruebas para determinar las proporciones correctas de cada ingrediente, y así obtener la mejor textura y sabor.

Precisaron que la composición en aminoácidos de la mayoría de los alimentos elaborados a base de insectos resulta mejor que la referencia estándar recomendada por organismos internacionales, y consideraron que como estudiantes de Ciencias de la Salud buscan involucrarse en problemas nacionales como la obesidad y desnutrición.