Con la celebración del 25 aniversario de la serie “Friends” salieron a la luz algunos secretos nada gratos, entre ellos el costo que una de sus protagonistas, Jennifer Aniston, tuvo que pagar para ser parte del elenco.

Y es que el camino para convertirse en Rachel no fue nada sencillo, por lo menos así lo delata el libro “Generation Friends: An Inside Look at the Show That Defined a Televisión Era”, escrito por Saul Austerlitz.

En el texto se revela que la actriz tuvo que perder 13.6 kilogramos para poder interpretando el icónico papel.

“Los Ángeles era un lugar muy duro para ser actriz, un lugar muy duro para ser mujer y a su agente le costaba asumir esa situación”, se puede leer en el libro.

Además señala que los productores de la seria pedían el requerimiento pues creían que Aniston luciría “con kilos de más en las cámaras”.

Como sabemos la actriz logró obtener el papel y permanecer en él durante una década, y aunque Jennifer siempre ha cuidado su alimentación y salud ese momento debió ser verdaderamente duro.