Foto Daniele Venturelli (Getty Images)

Julie Andrews, recodada por muchas generaciones como la primera Mary Poppins de Disney -cinta que por cierto le valió un Oscar-, recibió el León de Oro del Festival de Venecia en reconocimiento a su trayectoria.

La actriz agradeció al público de todo el mundo “que, con su pasión por el cine, hace que todo esto sea posible. Su apoyo continuo mantiene encendida la luz sobre la pantalla”.

Durante la ceremonia en la Sala Grande del Palacio del Cine, donde recibió una ovación, recomendó a las nuevas generaciones de cineastas ser fieles a sus sueños, pues “las recompensas de este mundo serán incomparables”.

La actriz de 83 años dijo que se siente privilegiada de haber dedicado su vida profesional a las artes cinematográficas; “aún me sorprendo, fui una chica afortunada que pudo interpretar papeles bellísimos”.

Entre sus proyectos más recientes destacan su doblaje para películas como Aquaman (2018), Shrek y Gru; además creó la serie Julie’s Greenroom.