El regreso de Toy Story a la salas de cine ha sido toda una sensación; por supuesto la cinta animada llena de nostalgia a quienes crecimos con los personajes, es por eso que si observaste con atención habrás notado que Disney y Pixar decidieron dar un giro al discurso para hablar de empoderamiento femenino.

La cinta marca el regreso de Betty (o Bo Peep) a la pantalla, pero a diferencia de la primera entrega, esta vez se le puede ver más libre y segura de sí, quitando de ella el estigma de “la damisela en peligro”.

El cambio se ve desde la ropa que usa hasta la actitud con la que se enfrenta a esta nueva aventura. Sin duda la evolución del personaje es evidente, de hecho, el director del film Jonas Rivera y el productor Josh Cooley, aseguraron que su regreso era de gran importancia para ir acorde a los principios de las nuevas generaciones.

“Trabajábamos en Pixar con muchas mujeres talentosas, artistas, animadoras… hay mucho de ellas reflejado en la historia. Las películas están comenzando a reflejar quien las hace”, agregó Cooley.

Este no es el único personaje femenino que corrió con la suerte de tener una imagen renovada y fuerte, por ejemplo la señora Cara de Papa o Jessie; aunque es verdad que ésta última mostró determinación desde su primera aparición.

De hecho, vale la pena recordar que pese a la adversidad, es ella quien salva al protagonista (Woody) en la segunda entrega de la saga.