La primera experiencia de tu hijo en la escuela es una etapa que requiere un proceso de adaptación que durará y será vivido de acuerdo con la edad y personalidad de tu hijo. Sin embargo, es importante que, como papás, le transmitamos seguridad, confianza y tranquilidad sobre el espacio al que acudirá rutinariamente.

De acuerdo con Patricia de la Fuente, especialista en educación y directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil (SEDI), es recomendable explicar a los niños con anticipación y con palabras entendibles para su edad, que iniciará una nueva etapa en la escuela así como los puntos positivos que esto traerá, por ejemplo, que tendrá nuevas experiencias y que conocerá nuevos amigos.

Toma en cuenta las siguientes recomendaciones de la experta:

  • Los papás deben estar convencidos que es el lugar que se adapta mejor a las necesidades de tu hijo, pero también es importante que te genere tranquilidad y bienestar. Recuerda que tu hijo percibe tu angustia en caso de que no te sientas segura de dejarlo.

 

 

  • Para tu tranquilidad y por la seguridad del niño es importante verificar que la escuela cumpla con los reglamentos marcados por las autoridades competentes, así como con el aval de alguna institución o autoridad en la materia, la Secretaría de Educación Pública (SEP), por ejemplo.

 

 

  • Corrobora que los espacios de la escuela sean amigables y bien adaptados para cada una de las etapas del desarrollo de tu hijo. Además, infórmate sobre la capacitación de las maestras y de todo el personal, así como la vocación y la disponibilidad para realizar su trabajo. De eso dependerá cómo será la experiencia del niño.

 

 

  • Procura platicar con las maestras, además de conocerlas, esto contribuirá a trabajar en tu propia tranquilidad de manera que ésta sea así transmitida a tu hijo en su primer día de clases. Incluso puedes hablar con ellas en presencia del niño, de forma que pueda empezar a generarle confianza.

 

 

  • Llegado el primer día de clases, debes despedirte de él sin tantos preámbulos sin que la separación sea muy larga, con el fin de evitarle la impresión de que se le abandona. Recuerda que tu hijo percibe tu angustia en caso de que no te sientas segura de dejarlo. La intención es no darle la idea de que se le está abandonando.

 

 

  • Al finalizar el día escolar, es recomendable que le preguntes sobre su día y sus nuevos aprendizajes y experiencias. Así el niño se sentirá estimulado a vivir al máximo su nueva etapa, para después poder compartirla al exterior.

via GIPHY