En la actualidad, las mujeres deben dividir su tiempo en el trabajo y la familia, pero como dice el dicho “el que tiene dos jefes, con alguno queda mal”. Esto se debe a que muchas de nosotras sentimos que somos malas madres por no pasar mucho tiempo en casa y tratamos de remediar esta situación con regalos o cediendo a las exigencias de nuestros hijos.

Esto puede generar un problema mayor, pero sabemos que dejar el trabajo no es una opción; complicado ¿no?. Es por eso que hemos recopilado varios consejos de especialistas, estos te ayudarán a encontrar un equilibrio en tus tareas y así, darle el máximo a cada uno.

1.- Debes darte tiempo para ti. Para poder transmitir lo mejor de ti debes de estar bien tú. Recuerda que no todo en la vida son obligaciones.

2.- Delega. Es importante que delegar actividades en el trabajo como en el hogar; habla con tus hijos y enséñales que deben cumplir con algunas actividades de la casa para el bien común. En el trabajo, no trates de hacer todo tú. Conforma un equipo que te pueda ayudar cuando tus compromisos se acumulen.

3.- Ponte límites. Todos tenemos esa idea de que debemos dar el máximo en nuestro trabajo, eso está bien cuando destinas tiempo para tus actividades fuera de este. Quedarte más tiempo en la oficina no es sinónimo de efectividad laboral. Recuerda que en casa te esperan personas que esperan por ti.

4.- Vive el presente. Claro que es importante pensar en el futuro, pero en muchas ocasiones nos planteamos metas sin plantear los pequeños objetivos que nos llevarán a cumplirlas. Esto provoca frustración y a su vez detona conflictos con tu familia. No pierdas los detalles de tu presente enfocándote en cosas que aún no ocurren.

Total
28
Shares