Las fiestas de fin de año son fechas idóneas para lucirse en la presentación de tu mesa; eso incluye una buena tabla de quesos, sobre todo, porque al tratarse de días especiales, son el elemento perfecto para maridar con los vinos del brindis.

¿Qué tipo de quesos incluir? ¿cuántas variedades colocar en la tabla? ¿con qué elementos combinarlos? ¿en qué orden degustarlos? ¿con qué tipo de vinos maridarlos?

Pablo Caballero, chef corporativo de Lyncott, marca mexicana comercializadora de los quesos maduros de importación Port Bleu, explica que el número puede ir de cinco a ocho variedades, para contar con diversos sabores pero sin caer en un exceso.

Para ofrecer una buena tabla de quesos a nuestros invitados, el chef de Lyncott recomienda montarlos sobre una tabla de mármol especialmente para quesos, donde colocaremos pequeñas porciones o “cuñas” de queso “tamaño bocado” junto con otros elementos, para los que nos recomienda tomar en cuenta los siguientes puntos:

1. Tipos de quesos

Para tener una tabla con una buena variedad de quesos sugiere colocar  Camembert natural, Brie natural, Brie de ajo, Brie de pimienta, Blue cheese y queso de cabra

2. Mermeladas

Todos los quesos se acompañan con mermeladas no comerciales que pueden ser de higo o de arándano con chía, por su combinación ideal con los quesos maduros.

3. Frutos

Pueden tratarse de higos, uvas y fresas, elementos que además de ser de temporada y encontrarse con facilidad, le darán un toque bastante fresco y natural a la tabla de quesos.

4. Avellanas o nueces, almendras

También son un elemento de temporada que son imprescindibles, ya que suelen comerse entre uno y otro tipo de quesos para limpiar las pupilas y poder disfrutar de un nuevo sabor.

5. Tarro con miel gourmet de lavanda

El chef recomienda colocar a un lado un tarro con esta clase de miel de la que existen algunas presentaciones comerciales.

Ahora… ¿Con qué pan acompañarlos?

Caballero nos comparte diversas opciones de pan para acompañar las pequeñas porciones de queso, como son:

  • Pan melba: un pan tostado muy seco cuya presentación en pequeñas rebanadas crujientes es perfecta para tomar el queso y combinarlo con la mermelada.
  • Pan rústico: que puede ser de cebolla, focaccia de aceitunas o de tomate seco o chapatas de finas hierbas que deben estar rebanados en trozos delgados y tostados posteriormente.

¿Y en qué orden se comen los quesos?

La recomendación general, de acuerdo con el chef corporativo de Lyncott, es ir del sabor más débil al más fuerte, por lo que se sugiere el siguiente orden:

  • Camembert natural
  • Brie natural
  • Brie de ajo
  • Brie de pimienta
  • Blue cheese
  • Queso de cabra

¿Con qué vinos maridarlos?

Pablo Caballero menciona que el tipo de vino depende de cada queso; el queso brie es recomendable maridarlo con vinos espumosos, mientras que el Blue cheese con vino tinto. Los quesos fuertes como en el caso del camembert, su mejor combinación es el vino tinto. Por ejemplo, dijo, el brie de pimienta de Port Bleu que es fuerte y picoso, debe tomarse con un vino con notas afrutadas o de madera

El chef menciona que, de acuerdo con la etiqueta francesa, los quesos se comen después del postre en la sobremesa cuando se sirve el café. Sin embargo, en México, el queso suele comerse como botana y se acompaña con el vino antes de la cena.

Total
33
Shares