En esta temporada se antoja una taza de café acompañada de un buen postre y qué mejor que uno clásico. El cheesecake estilo New York es uno de nuestros favoritos, y para que puedas disfrutarlo, Lyncott comparte esta rica receta.

Ingredientes para la base:

  • 100 g de mantequilla Lyncott
  • 160 g de galletas María, molidas
  • 1 cucharada de azúcar mascabado

Ingredientes para el relleno:

  • 900 g de queso crema Neufchâtel Lyncott, a temperatura ambiente
  • 250 g de azúcar mascabado
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de ralladura de limón amarillo
  • 1 ½ cucharadita de jugo de limón amarillo
  • 3 huevos + 1 yema
  • 284 ml de crema Lyncott

Ingredientes para el topping:

  • 142 ml de crema Lyncott
  • 1 cucharada de azúcar mascabado
  • 2 cucharaditas de jugo de limón amarillo

Preparación:

  1. Coloca la rejilla de tu horno justamente a la mitad y precalienta a 180° C
  2. Cubre una bandeja para hornear circular de 23 cm con papel para hornear, dejando que sobresalga un poco de papel por las orillas.
  3. En una sartén mediana, derrite 85 g de mantequilla. Agrega las galletas y una cucharada de azúcar. Integra hasta que la mezcla tenga una textura ligeramente húmeda.
  4. Vierte la mezcla en el molde y presiona con una cuchara. Hornea por 10 minutos. Después deja enfriar en lo que preparas el relleno.
  5. Aumenta la temperatura del horno a 220° C
  6. Vierte el queso crema en un bowl mediano y bate en tu batidora a velocidad media, hasta obtener una consistencia cremosa. Por 2 minutos aproximadamente.
  7. Coloca tu batidora a velocidad baja y gradualmente añade 250 g de azúcar, después vierte la harina y una pizca de sal. Deteniendo la batidora para bajar la mezcla que se encuentre en las orillas.
  8. Añade la vainilla, ralladura de limón y 1 ½ cucharadita de jugo de limón; una vez integrados, añade los huevos y la yema. Deteniendo un par de veces para bajar la mezcla de las orillas.
  9. Agrega la crema lentamente y bate hasta que se integre completamente y tengas una mezcla suave, ligera y esponjosa.
  10. Engrasa las orillas de la base para pastel con mantequilla derretida y vierte la mezcla de queso, procurando que la superficie quede tersa. Si se hace alguna burbuja, reviéntala con un cuchillo. Hornea por 10 minutos.
  11. Reduce la temperatura a 110° C y hornea por 45 minutos.
  12. Apaga el horno, ahora dependiendo como desees que quede tu cheesecake sigue el siguiente paso: si deseas una textura cremosa y suave, abre la puerta del horno y deja reposar en el horno por 2 horas. Si deseas una textura más seca, mantén la puerta cerrada.
  13. Mezcla la crema Lyncott 1 cucharada de azúcar y 2 cucharaditas de jugo de limón para cubrir el cheesecake. Cubre el cheesecake. Tapa con papel aluminio y refrigera por 8 horas, o una noche.

Desmolda y sirve para disfrutar con tu familia.