Dos de los ingredientes favoritos de chicos y grandes, se unen en una deliciosa receta que complacerá el paladar de toda tu familia, con el toque de la crema para batir Lyncott.

Estas cremosas pechugas de pollo en salsa de queso parmesano además de exquisitas son de fácil preparación; ideal para consentir a la familia cualquier día de la semana, además de que no necesitas ser un experto en la cocina para sacarle provecho.

Ingredientes (Rinde 4 porciones)

  • 4 pechugas de pollo (sin hueso y sin piel)
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • 2 cucharaditas de Mantequilla Lyncott

Para la salsa:

  • 1 cebolla chica (picada finamente)
  • 2 cucharadas de Mantequilla
  • 2 tazas de Crema para Batir Lyncott
  • ½ taza de queso parmesano (rallado)

Preparación:

  1. Añade sal y pimienta al gusto a las pechugas al gusto.
  2. En un sartén a fuego medio, derrite la mantequilla y cocina las pechugas, de cada lado, durante cinco minutos aproximadamente.
  3. Retira el pollo de la sartén y reserva en un refractario tapado.
  4. En la misma sartén, derrite la mantequilla y acitronar la cebolla a fuego lento, hasta que se encuentre suave.
  5. Agrega la crema para batir y coce durante ocho minutos, revolviendo constantemente.
  6. Retirar del fuego y agrega el queso parmesano.
  7. Baña el pollo con la salsa y sirve.

Tip: El acompañamiento perfecto de esta receta es una pasta ligera o arroz, y puedes servirla con una guarnición de verduras cocidas y unas rebanadas de pan tostado.