La participación de las mujeres en el campo laboral es, afortunadamente, cada vez mayor, sin embargo, equilibrar  sus actividades más allá de los empleos sigue siendo un tema sobre la mesa que aún no encuentra soluciones favorables para ellas.

Para aquellas que deciden ser madres, las alternativas se acortan y pareciera que se trata de elegir entre dedicarse a la maternidad o tener una carrera exitosa; aunque estos conceptos no deberían ir separados, encontrar un punto de balance entre ellos aún sigue resultando complicado en muchos casos.

De acuerdo con el Esade Gender Monitor Latinoamérica 2019, consulta hecha a cerca de 800 mujeres en puestos de dirección en México, Chile, ColombiaPerú, un cuarto de la población femenina renuncia a ser mamá pues considera que esto interfiere con  su crecimiento laboral.

Lo anterior está relacionado con la poca o nula eficacia de las políticas de equidad de género. Además se dio a conocer que en América Latina solo un 4.2% de las organizaciones están lideradas por mujeres.

Finalmente las directoras señalaron como otro conflicto la brecha salarial como una de las mayores barreras para el desempeño de su trabajo, y consideran injusta la repartición de labores en comparación con sus compañeros varones.