Por Taboba Falero*

Las estrategias de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y la implementación de programas de sostenibilidad se han convertido en prioridades en las compañías, la finalidad es lograr metas medibles.

Traducir estos objetivos en realidades tangible requiere de esfuerzos integrales de todos los actores de la sociedad, incluidos los gobiernos, organizaciones y, por supuesto, el mundo empresarial.

Las empresas puede contribuir en la creación de una sociedad más sostenible de varias manera; estas acciones pueden tener un impacto positivo y duradero, sin embargo, los líderes empresariales deben asumir la responsabilidad de fomentar la conciencia ambiental entre sus colaboradores y socios.

Un viaje hacia un negocio sostenible

Existen empresas, grandes y pequeñas, que ya comenzaron este viaje. Las diversas comisiones medioambientales alrededor del mundo están animando a las empresas a explorar el gran potencial económico de una economía sostenible.

Los líderes con visión están preparando a sus organizaciones para la próxima era de crecimiento verde porque se han dado cuenta de que la sustentabilidad no es una carga, sino una oportunidad de mejorar el rendimiento general de su empresa, generar confianza en los consumidores e impulsar las ganancias y la competitividad.

Comenzar una transformación «green» puede parecer desalentador al principio, pero con la ayuda de un socio de negocio con experiencia, es posible desarrollar una hoja de ruta que integre pasos medibles y escalables.

Finalmente es importante considerar que la labor requiere mantener un seguimiento para asegurarte de que tu empresa cumple con sus compromisos ecológicos.

*Gerente general RICOH South America Distribution Center – Uruguay