Sólo cuatro de cada 10 mujeres participan de actividades que generan remuneración o que están buscando empleo, contra siete de cada 10 hombres.

A pesar de los logros alcanzados en materia laboral, en México 60% de la población femenina no aparece en estadísticas de trabajo remunerado, lo que demuestra que prevalece una brecha por condición de género, señaló la subdirectora de Desarrollo Económico del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Griselda Briseño Loredo.

Además, en el mercado laboral 25% de la población femenina recibe como ingreso un salario mínimo contra el sector varonil que es del 14 por ciento.

Por el contrario, cuando se trata de trabajos de mayor ingreso, de cinco salarios mínimos o más, las mujeres representan apenas el 4% y cuando hablamos de empleadoras o de autonomía empresarial, solo representan el 2%, agregó.

Ante esta situación, el Inmujeres busca que todas las mujeres de México logren ganar hasta cinco por ciento más de salario, a fin de verdaderamente empezar a revertir la discriminación salarial, aseveró Briseño Loredo.

Por otra parte, dijo, es necesario trabajar en la participación igual en labores domésticas de hombres y mujeres, ya que es clave para poder garantizar la igualdad en el trabajo no remunerado. Además la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), Geraldina González de la Vega.

Aseveró que se tiene que cambiar el paradigma en donde también los hombres sean incluidos en la labor doméstica y de cuidado del hogar de manera igualitaria, ya que cuando se les pregunta si apoyan al trabajo, “ellos contestan que sí, pero si se les pregunta qué hacen, es donde saltan las diferencias”.