Entrevista realizada por Ana Cirilo / Fotografías: Antonio Soto

“Las mujeres debemos estar consientes de lo poderosas que somos”, CEO Runa

Estadounidense por nacimiento, pero latinoamericana de corazón, Courtney McColgan, CEO de Runa se define como una persona transparente, exigente y con confianza en sí misma que busca empoderar a las mujeres para que puedan desarrollarse de una forma exitosa.

La californiana llegó a México después de vivir mucho tiempo en Perú para liderar una de las startups más exitosas en gestión de Pequeñas y grandes empresas.

Desde muy pequeña siempre tuvo la ambición de dirigir empresas, y a su vez luchar por la equidad de género en ellas.

“Cuando yo pienso en mujeres creo que hay algunas que respeto, es difícil para mí decir cuáles son modelos a seguir, porque yo consigo mucha inspiración de muchas mujeres, entre ellas muchas fundadoras de startups que hicieron crecer a sus empresas desde cero.”

Courtney es amante de la comida mexicana y peruana. Los tacos y el ceviche son sus platillos predilectos por su frescura y sabor.

“Me encanta la comida, yo crecí en California del Sur, entonces estaba cerca de Los Ángeles, ahí hay mucha influencia de México, por esta razón estaba acostumbrada a comer tacos y entonces cuando llegué aquí me sentí en casa”

Para ella representó un gran reto el haber tenido hijos, ya que nunca tuvo en mente ser madre, después de conocer a su esposo su idea cambió y ahora disfruta de su familia, la cual es parte importante de sus éxitos.

“Cuando tienes hijos, es difícil seguir teniendo metas para ti misma, porque toda tu vida gira sobre ellos, para mí es importante que mis hijos sean felices pero también es importante que yo sea feliz conmigo misma”

La empresaria es amante del deporte, por tal motivo intenta realizar ejercicio tres veces por semana para mantener un equilibrio entre su estado físico y emocional. Su género favorito es el indie rock y el reggaeton el cual escucha para realizar actividades que conlleven movimiento.

Cada semana dedica 15 minutos a hablar con su equipo sobre lo que está pasando en ella, sus ideales, estado emocional y las nuevas metas. Además una vez al mes tiene una cena con su esposo para pasar tiempo en pareja y saber los sentimientos del otro.

En México encuentra un segundo hogar, ya que los mexicanos la han acogido muy bien.

“Me gusta mucho el país por su gente, por su mentalidad y por su calidez.”

Este año, la empresaria espera llegar a 2 mil empresas con su startup y encontrar un equilibrio entre ser madre, mujer y empresaria.

Total
6
Shares