Comencemos con un clásico que nunca falla y que puede sacarte de muchos apuros. Toma una blusa blanca, jeans azules y unos tacones de color crudo para dar el efecto de que tus piernas son más largas. Acompaña de unos aretes grandes y ¡Listo!

Si lo que estás buscando es ir cómoda pero lucir arreglada al mismo tiempo, combina una blusa de vestir con un pantalón blanco, agrega unos tenis que combinen y podrás estar del arriba a abajo todo el día sin sacrificar la comodidad.

A este le llamamos el «engañador», pues los pantalones con elástico te permitirán ir libre y cómoda mientras la blusa y los tacones le dan el toque forma. Agrega accesorios y estás lista para un día productivo.

Por otro lado, te sugerimos este look para un día que requiera ir más formal. Un conjunto de color sólido será ideal, puedes cambiar el chaleco por un saco en caso de que debas protegerte del clima frío.

Finalmente recurriremos a la clásica combinación de suéter con camisa; se trata de un look más informal pero que te permite verte presentable. Si necesitas darle un toque ligeramente más formal pero sin car en algo como el punto anterior, puedes cambiar los tenis por flats.