No cabe duda que la tecnología avanza a pasos agigantados y está presente en cada aspecto de nuestras vidas, por supuesto el campo relacionado con la belleza no se queda atrás; los tratamientos para lucir y sentirnos más bellas se encuentran renovándose continuamente, aprovechando al máximo la ola de innovación.

Al respecto la doctora Karen Carillo, médico general y especialista en medicina estética y rejuvenecimiento, nos platica algunas de las tendencias en tratamientos no invasivos, ideales para personas que no quieren someterse a cirugías cosméticas.

Foto Humberto Estarada / Dra. Karen Carrillo

Por un lado, una de las principales tendencias es el uso de acido hialurónico, sustancia que nuestro cuerpo produce naturalmente y que tiene como una de sus funciones principales atraer y retener el agua en los tejidos, manteniéndolos en buenas condiciones; sin embargo, conforme envejecemos su presencia en el organismo disminuye lo que provoca en la piel falta de elasticidad e hidratación, flacidez y presencia de arrugas.

Su uso puede ser para corregir este tipo de signos de la edad o como relleno, por ejemplo para corregir la forma de la nariz,; sus efectos son reversibles, pues al ser una sustancia que el cuerpo humano produce, es absorbida paulatinamente.

Otra innovación cada vez más popular es la aparatología, Carillo trabaja con lo más novedoso en carboxiterapia, hydrafacial, depilación, radiofrecuencia y más. En este sentido la experta señala que sin importar el tipo de tratamiento es necesario asegurarse de que el equipo implementado cuente con certificación de uso.

“La mayoría de las marcas ofrecen el servicio de rastrear qué espacios tienen sus aparatos a través de internet. Es súper importante que antes de someterse a cualquier tratamiento, las pacientes acudan a una evaluación donde además de averiguar si son candidatas para los tratamientos, se informen sobre los equipos y productos que utiliza el lugar”.

Lo importante es, según palabras de Karen, es sentirse bien, cómodo y feliz con uno mismo, si queremos darnos una «ayudadita» está bien, pero siempre cuidando nuestra salud.