Mantener nuestra piel linda y saludable no es tan difícil como parece, sin embargo, como en todo, se requiere ser constante para obtener resultados óptimos. En el caso de los de nuestro rostro es una parte del cuerpo que siempre está expuesta, es por ello que requiere de nuestra atención.

Si estás buscando una rutina sencilla y del día a día, estos cuatro pasos son fundamentales, claro que puedes darle un apapacho más grande a tu rostro de vez en cuando, pero estos son los pasos básicos.

Paso 1: lava

Tu cara debe estar limpia, lávala con agua templada, esto ayudará a abrir tus poros un poco. Recuerda utilizar un jabón especial para tu tipo de piel. Al terminar seca con una toalla limpia con pequeños toques, no talles.

Paso 2: tónico

Para regresar el ph a tu piel agrega un tónico facial que cierre los poros, de preferencia el producto no debe contener alcohol, el agua de rosas es una buena opción.

Paso 3: hidrata

Aplica una crema histratante o humectante, esto dependerá de tu tipo de piel y las necesidades de la misma. Aunque en el mercado hay muchas es fundamental que identifiques si tu cutis es seco, sensible, mixto o graso.

Paso 4: proteje

Finalmente agrega protector solar que tenga por lo menos un factor de protección solar de 25 y que también se especial para tu tipo de piel. Por supuesto este caso aplica únicamente durante el día.