Como en las relaciones de pareja, en el trabajo, el amor se va desgastando con el tiempo si no lo cuidamos. El primer día que laboramos en una empresa tenemos esa emoción de empezar algo nuevo y los nervios al mil por hora. Pero si te sientes desgastada y empiezas a evaluar el por qué sigues en ese trabajo, puedes re-valorar tu actual empleo y volver a enamorarte de él como si fuera tu primer día de ingreso.

Si bien, muchos podrían decir que tener un trabajo ya debería ser razón de felicidad, lo ideal es que ames lo que haces y alcances una sensación de plenitud, algo parecido a un enamoramiento.

Es por eso que te damos 6 sencillos pasos para que la chispa del amor se vuelva a encender:

1. Seguir la vocación profesional

Se trata de la circunstancia más importante en este tema porque es el pilar para sustentar una carrera provechosa y plena. Mantenerse honesto a la vocación y dedicarnos a lo que realmente nos apasiona es la llave de entrada hacia un enamoramiento a largo plazo en términos laborales.

2. Mantener relaciones cordiales en el trabajo

Es cierto, pasamos mucho tiempo en la oficina y eso nos relaciona con los colegas al punto de encontrar amigos para toda la vida e incluso, en ocasiones, pareja. Las relaciones humanas sanas en la empresa son un factor importante para sentirse pleno. Este tipo de vínculos se mantienen así a través de la comunicación abierta, la honestidad y prácticas éticas.

3. Entender la trascendencia de tu labor

Uno motivador infalible para cualquier colaborador consiste en tener claro cuál es la relevancia de su labor. Se trata de comprender cuál es su sitio en la empresa y cómo está aportando para conseguir los objetivos corporativos.

4. Tener un plan de vida y carrera

Esta tarea no le corresponde exclusivamente a la compañía, es decir, cada colaborador debiera tener a título personal su propio plan de vida. De esa manera, puede ubicar dónde se encuentra actualmente, en qué punto desea ubicarse en el futuro y lo que necesita para conseguirlo.

5. Sentirse respetado, reconocido y apreciado

Cuando el colaborador se encuentra en un medio ambiente sano en el que las relaciones laborales se fundan en el respeto es más fácil que se enamore de su empleo. Adicionalmente, requiere que su contribución a la empresa sea reconocida y apreciada. En ocasiones no se trata sólo de reconocer los grandes logros, sino también las pequeñas metas que hacen la diferencia cada día.

6. Saber que los problemas en el trabajo tienen solución

Los entornos laborales que favorecen la comunicación y el entendimiento hacen que sus colaboradores se sientan bien. Esto porque en todas las organizaciones hay desacuerdos y conflictos que resolver. La diferencia está en cómo los abordan y los solucionan.

Finalmente, si el enamoramiento del trabajo no se está dando por factores que no están en nuestras manos (por ejemplo, si la empresa se está fusionando o presenta una crisis financiera), conviene revisar la conveniencia de buscar otro entorno más favorecedor.

Total
1
Shares