Seguramente has escuchado hablar sobre las bondades del vino, pero ¿sabías que esta bebida puede prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes y demencias? Así lo demostró un estudio efectuado en roedores, según informó el Instituto Nacional de Geriatría (Inger).

Todo esto es gracias al resveratrol, un compuesto químico del vino tinto que activa una proteína llamada Sirtuina 1, la cual regula a otras proteínas que mejoran el funcionamiento celular. Lo anterior quiere decir que se incrementa la sensibilidad a la insulina, hormona encargada de disminuir los niveles altos de glucosa en la sangre.

Además la proteína resveratrol por sí sola aplicada en ratones enfermos con Alzheimer mejoraba la condición cognitiva y retrasaba la acumulación normal de proteínas en regiones cerebrales que participan en el control de la memoria y el aprendizaje.

Sin embargo, aún es necesario confirmar y esclarecer cómo es que vino actúa en el cuerpo humano. Los intentos que se han realizado para reproducir los beneficios obtenidos por el tratamiento observados en los animales han sido contradictorios y poco claros en los humanos.

“Aún queda mucho por dilucidar sobre el vino y más cuando se trata de confirmar o esclarecer los efectos benéficos del resveratrol en la salud humana”, refirió el Instituto Nacional de Geriatría.