Recientemente la Universidad de Nottingham publicó un estudio que revela que el café puede ser un aliado para combatir la obesidad y la diabetes.

El texto publicado en la revista especializada Scientific Reports, explica que la bebida estimula el tejido adiposo marrón, que tiene como función principal generar calor al quemar azúcar y grasa.

Es decir, las personas con la mayor cantidad de grasa marrón son aquellas con un índice de masa corporal más bajo; caso contrario a aquellas personas con grandes cantidades de grasa blanca, que es el resultado del almacenamiento excesivo de calorías.

“La grasa marrón funciona de manera diferente a otro tipo de grasas. Ya que, en el cuerpo produce calor al quemar el azúcar en respuesta al frío. Esto ayuda a mejorar el control del azúcar en la sangre y a perder peso. Sin embargo, nadie había encontrado una manera aceptable de estimular su actividad en humanos”, explicó Michael Symonds, líder del estudio.

El experto comentó que el siguiente paso es averiguar si la cafeína es uno de los ingredientes que actúa como estímulo o si existe algún otro componente en el café que actúe como activador de la grasa marrón.