Aunque conocemos varios beneficios de la lactancia, como el aporte de nutrientes al cuerpo del bebé y fortalecimiento de su sistema inmune, hay otros que hasta el momento habían permanecido desapercibidos.

Un ejemplo de ello es que esta actividad podría garantizarte que tu bebé será más inteligente y sano, así lo reveló un estudio de la Universidad de Pelotas, Brasil. El trabajo señala que los niños que tuvieron una lactancia más larga y plena se convierten en adultos más inteligentes y que obtienen trabajos con mejores ingresos.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que el periodo de lactancia de un bebé sea de mínimo seis meses, sin embargo éste puede prolongarse hasta los dos años.

El trabajo evaluó aspectos como el coeficiente intelectual, los años de escolaridad y los ingresos profesionales.

Realizar este estudio llevó su tiempo, los expertos monitorearon la vida de tres mil 500 bebés por al menos 30 años. Así determinaron aquellos sujetos que fueron amamantados durante un año o más tenían un coeficiente intelectual cuatro puntos por encima del promedio.