El jengibre es un superalimento por la gran cantidad de nutrientes que tiene y que son de beneficio para la salud, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Georgia, esta raíz ayuda a aliviar la irritación gastrointestinal, estimular la producción de saliva, bilis y también podría ayudar a prevenir el cáncer de colon y estreñimiento.

Además, masticarlo crudo o beber té es un remedio casero común para las náuseas, pero no parece prevenir el vómito. En épocas de frío, según apunta la institución, beber té de jengibre previene la gripe; también es diaforético, esto es, promueve la sudoración, trabajando para calentar el cuerpo desde adentro, por lo que también ayuda a disminuir los síntomas de resfrío.

El estudio determinó que el tubérculo tiene la propiedad de disminuir el dolor, pues descubrió que su administración diaria redujo las molestias musculares en 25% debido al ejercicio y también disminuye los síntomas de los cólicos menstruales.

Ayuda también a la salud cardiovascular al reducir el colesterol, disminuir el riesgo de coagulación de la sangre y a mantener niveles saludables de azúcar; sin embargo, se requiere más investigación para conocer si el jengibre puede convertirse en un tratamiento para enfermedad cardiaca y diabetes.

Sin embargo recuerda que bien dicen «nada en exceso es bueno». El consumo de jengibre en altas cantidades puede empeorar los síntomas de reflujo ácido, irritar la boca y causar diarrea. Tomar jengibre como cápsulas – siempre que sean recomendadas por un médico – podría ayudar a reducir el riesgo de acidez estomacal.

Así que ya lo sabes, usado de manera adecuada, el jengibre puede ser tu mejor aliado.