Como sabemos, el agua es vida, gracias a ella nuestro cuerpo funciona de manera óptima, sin embargo no solemos preguntarnos cómo impacta en nuestra salud la calidad del agua que estamos consumiendo.

En este sentido, Uriel Alvarado, coach de salud integral explica que dependiendo de su pureza y los minerales que contenga, el agua puede contribuir en mayor o menor cantidad a nuestra calidad de vida y prevenir enfermedades.

Pero ¿cómo nos aseguramos de que el líquido que estamos ingiriendo cumpla con estos requisitos? Alvarado explica que lo primero es verificar las  que éste no esté contaminado. Luego de ello, lo ideal es que contenga los siguientes cuatro minerales: calcio, potasio, sodio y magnesio.

Estos ingredientes son auxiliares en distintas funciones de nuestro cuerpo y le ayudan a mantener una buena hidratación. Otra característica importante es la alcalinidad, es decir el PH del agua; el experto señala que nuestra sangre tiene un PH de 7.37 es primordial que se mantenga así.

El nivel de PH identifica qué tan ácida o alcalina es una sustancia en una escala de 0 a 14, por debajo de 7 es ácido y arriba es alcalino; la Norma Oficial Mexicana de agua para uso y consumo humano dice que el agua debe ser neutra o ligeramente alcalina, es decir, debe tener un PH de 7 y hasta 8.5.

Finalmente Alvarado apunta que lo más importante es que la gente cuente con esta información, así podrán tomar la mejor decisión al momento de adquirir el líquido vital.