Por Ulises Rodríguez
Foto Ñoño Nogales

Durante 2018 la cantautora Christina Rosenvinge fue galardonada con el Premio Nacional de las Músicas Actuales en su natal España, mismo que no solamente le significó una grata sorpresa, sino que reconoce una trayectoria de más de tres décadas en la independencia.

“Fue totalmente una sorpresa. No me lo esperaba, ni siquiera sabía que mi nombre se estaba barajando, de repente recibí una llamada del Ministerio de Cultura, cuando estaba trabajando en el libro, y así me lo notificaron como: ‘Bueno, queremos decirte que ha sido galardonada con el premio Nacional de las músicas actuales’, y fue una sorpresa increíble porque otros años a lo mejor sí que lo había considerado, pero este año ni siquiera sabía que mi nombre estaba entre los candidatos así que fue una sorpresa fantástica”.

Los nacionales son unos premios que otorga el Gobierno de España a través del Ministerio de Cultura, para los cuales se convoca un jurado de expertos que va cambiando de un año a otro. Obtenerlo es un reconocimiento muy importante porque supone convertirse automáticamente en un representante de la cultura española para la persona que sea condecorada.

De esta manera el nombre de Christina Rosenvinge se ha unido al de grandes pintores o poetas como Rafael Alberti, Julia Uceda, Ángeles Mora y Elena Asins; mientras que en la categoría Músicas Actuales, figuran los nombres de Joan Manuel Serrat, Amaral y Luz Casal.

Al tiempo que Christina fue honrada con este importante reconocimiento en su carrera, la cantautora se encontraba trabajando en su libro titulado «Debut», un cancionero en el que se recopila la historia de todos los ábumes que ha grabado en sus diferentes épocas.

“Fue casualidad que coincidiera con el libro.Después de hacer ‘Un Hombre Rubio’ (su más reciente álbum), se me metió la cabeza la idea de que quería reunir todas mis letras en un libro y hacer un cancionero, yo soy coleccionista de cancioneros de toda la vida, me gustan mucho las letras de canciones y creo que además son una forma de literatura tan importante y tan trascendente como la poesía, el teatro o la narrativa”.

Luego de intentar publicarlo en algunas editoriales pequeñas, Christina Rosenvinge fue convocada por Pengüin Random House para publicar «Debut», todo gracias a la intervención de Claudio López Lamadrid, quien se enteró del proyecto gracias a una amiga en común.

“Belén Gopegui, que es una novelista fabulosa, se enteró que yo lo estaba haciendo, porque se lo conté, así que se lo dijo a Claudio y él me llamó al día siguiente. Me pidió que el libro creciera, que escribiera unas entradas,cinco o seis líneas de cada canción pero le dije que eso me parecía muy poco ágil de leer, que lo que iba hacer era un experimento: todas esas explicaciones de cada canción o relatos que ponen el contexto las letras de las canciones integrarlas en capítulos que iban a presidir las letras de cada disco y lo que ha nacido es una forma nueva de rana narración, no es realmente un libro de letras, no es un ensayo, ni un libro de memorias, es una especie de narración de mixta pero sobretodo es una propuesta literaria”.

El resultado de «Debut» es una especie de autobiografía donde la cantautora relata partes de su vida que tienen que ver con las canciones que ha escrito a lo largo de su carrera: “(Cuando se está haciendo un disco) siempre una especie de crisis de fe y un replanteamiento y eso se refleja muy bien, cuando hacemos entrevistas hablamos de todo lo queda bien de la parte glamorosa y la parte luminosa de nuestra profesión pero es muy raro que la gente se sincere hablando de la parte oscura y lo que yo querido hacer es hablar esa parte oscura”.