Hoy, 30 de julio, es el Día Mundial Contra la Trata de Personas, delito que implica la explotación de mujeres, niños y hombres con la finalidad de exponerlos a trabajos forzosos.

Esta situación afecta principalmente a mujeres, de acuerdo con datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), ellas representan el 70% de las víctimas de trata, generalmente aquellas que se encuentran entre los 18 y 35 años.

Pese a los esfuerzos de diversas organizaciones la cifras siguen creciendo, se calcula que tan sólo en las fronteras hay 800 mil personas que han sido privadas de su libertad con este fin.

Más del 70% de las víctimas son expuestas a explotación sexual, mientras que el resto son obligados a realizar otros trabajos.

De acuerdo con datos de Naciones Unidas, entre 2016 y 2018 se rescataron a 2 mil 787 personas y se calcula que actualmente existen más de 12 millones que son víctimas de trata a nivel mundial.

La fecha pretende subrayar la importancia de que los gobiernos y sociedad tomen medidas para detener esta practica y que defiendan y ayuden a quienes han sido víctimas.

En 2013, la Asamblea General sostuvo una reunión para evaluar el Plan de Acción Mundial. Los Estados miembros adoptaron la resolución A/RES/68/192 y designaron el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata.

En la resolución, se señala que el día es necesario para “concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano y para promocionar y proteger sus derechos”.