En entrevista, la PR Manager de Huawei Devices Mexico, comparte su historia y mensaje de empoderamiento

Licenciada en Comunicación por la Universidad Anáhuac, Alix Durnhofer Oberwager, actual PR Manager en Huawei Devices Mexico, conoció su pasión y vocación por casualidad. Según recuerda, mientras se encontraba estudiando la carrera y especializándose en Televisión, tomó una clase de Relaciones Públicas (PR) que le encantó; más adelante, una amiga le comentó que había una vacante que podía interesarle. Alix consideró que esta sería una buena oportunidad para ganar algo de experiencia previo a concluir sus estudios, fue así como llegó a la agencia Silvia Pendás.

La experiencia resultó más que grata. Este primer acercamiento al mundo laboral dentro del ramo terminó por enamorarla.

“Para mí las relaciones públicas son mi pasión y soy muy afortunada porque no mucha gente trabaja en lo que más le motiva (…) Yo te puedo decir que me fascina lo que hago”, expuso en entrevista para Mujer Ejecutiva.

 

En la foto, Alix Durnhofer.

Durnhofer estuvo dentro de la agencia nueve años; empezó como becaria, más tarde obtuvo una promoción a asistente de cuenta y finalmente se convirtió en ejecutiva de cuenta. Estando ahí, además de la experiencia profesional, se enriqueció del talento y pasión deSilvia Pendás, a quien considera su “más grande maestra”.

“Yo sí considero que la señora Pendás fue la maestra más grande que me pudo haber tocado; puedo decir que lo que hoy soy se lo debo en gran parte a ella, fue la mejor escuela y me abrió las puertas durante tanto tiempo”, recuerda.

Una nueva casa

Alix siguió avanzando en su carrera profesional, pasó por la agencia Guerra Castellano, donde permaneció cinco años llevando distintas cuentas; luego recibió una invitación para ser fundadora de la agencia Weber Shandwick de la mano de Amanda Berenstein, fue ahí donde tuvo su primer contacto con la que sería su nueva casa: Huawei.

De acuerdo conDurnhofer, llevó la cuenta de la compañía China en nuestro país durante dos años, hasta que un día se le extendió la oferta de trabajar directamente para ellos, esta vez como la responsable en relaciones públicas direccionadas a life style.

“Huawei tiene dos personas de PR, una es Carlos Morales, quien ve todo lo relacionado con tecnología y yo que me ocupo del estilo de vida”, explica.

Uno de los aspectos que más le gusta de trabajar aquí, es la cantidad de proyectos y vidas que se pueden tocar a través de la tecnología.

“Somos una empresa que no apoya una vez, sino que le damos seguimiento a los proyectos y al final podemos apoyar todo tipo de talento porque la tecnología está en todas partes (…) Lo que es muy bonito es que estamos creando alianzas a largo plazo, eso sí, siempre impulsando el talento en México, creo que esto es super importante (…) porque al final estamos aquí y Mexico es un país que le ha brindado muchísimo a Huawei y seguimos creciendo”, señaló.

Es por ello que su siguiente paso de la mano de la compañía es “seguir generando proyectos, creando historias y apoyando al talento” nacional.

En la foto, Alix Durnhofer.

Inspiración, enseñanzas y empoderamiento

Respecto a los aprendizajes que la pandemia ha dejado para Alix, destaca el “pensar fuera de la caja”, tanto en la vida personal como profesional. Ella lo traduce como la oportunidad que tenemos para seguir innovando, para “no quedarnos sentados y aprovechar este cambio”.

Hablando de cambio, la PR Manager de Huawei Devices Mexico, señala que éste también ha sido un momento especial para pasar más tiempo en familia, particularmente con las personas que más la inspiran y son su motor: sus hijos. Ella es madre de tres: dos niñas y un niño. En el caso de las mayores (sus hijas), este tiempo ha servido para que comprendan mejor en qué consiste el trabajo que mamá hace en Huawei:

“Creo que estamos en un mundo donde hay que trabajarle e inspirar a esas niñas, las mías tienen 8 y 6 años (…) y quiero que entiendan que a esta vida se viene a ser felices, y que hagan lo que hagan debe ser lo que más les gusta y nunca dejen de soñar”, añade.

Este mensaje no sólo lo dirige a sus hijas, es un pensamiento que le gustaría que todas las mujeres supieran y que a través de él se empoderaran.

“Yo nunca pensé que iba a llegar aquí y tengo tres hijos y no de edades fáciles: tengo una de 8, una de 6 y uno de 3. Por eso me gustaría compartir con otras mujeres -y hombres también, con todos- que sí se puede y hay que seguir apoyándonos entre todos (…) y enseñarle al mundo que nada nos limita”, concluyó.