La creatividad, talento y ganas de emprender de dos hermanas se unieron para crear Calista, una marca de joyería orgullosamente mexicana

Las hermanas Laura y Regina Hernández, dueñas y fundadoras de la marca de joyería Calista, emprendieron este proyecto aprovechando el talento de cada una. Según cuenta Regina, la mayor y ávida en el área administrativa, ella siempre quiso tener un negocio, sin embargo, le faltaba el sentido creativo para la construcción de un producto que pudiera comercializarse. Afortunadamente el talento de Laura era ese complemento ideal.

Laura, quien estudió diseño y ya había tenido acercamiento con el mundo joyero, se acerco a su hermana para generar esta alianza que las llevaría a crear “la ecuación perfecta”.

“En un principio cada una iba por su camino, no fue hasta en una reunión que ella (Laura) me externó su frustración respecto a que se estaba atorando con la parte de negocio; yo seguía con esta inquietud de emprender. Entonces empezamos a platicarlo, a organizar, dejé yo mi trabajo corporativo y arrancamos con los planes de marketing, líneas de negocio, creación de la marca. Laura ya tenía muy avanzada la parte del concepto; así empezamos”, recuerda Regina.

Una historia que contar

De acuerdo con Laura, el objetivo nunca fue crear piezas sólo porque sí, sino que quería que éstas contaran una historia.

“La inspiración detrás de toda la marca de Calista son historias mitológicas de todo el mundo. A mí, siempre me llamó mucho la atención la mitología. Creo que a través de la historia la humanidad siempre utiliza ciertos relatos para tratar de explicar fenómenos, acontecimientos o sentimientos, todo a través de estas historias fantásticas. Entonces lo que tratamos de hacer con la marca es buscar una historia que nos llame mucho la atención y transmitirla a través de ciertos elementos claves en nuestras piezas”, dice.

La idea es, añade Laura, crear un vínculo sentimental con el cliente que vaya más allá de lo estético, añadiendo valor al diseño y siendo un diferenciador.

Por su parte, Regina comenta que, desde su trinchera, se ha asegurado de que todas las ideas creativas de Laura sean transmitidas de matera correcta a su público.

“Nosotros queremos asegurarnos de que todo ese trasfondo se comunicara bien a nuestros clientes”, añade.

Enfrentando la crisis

Sin duda, en este y otro tipo de negocios, la tecnología ha jugado un papel fundamental para la transformación de los mercados en la pandemia. En el caso de Calista, comercializa a través de internet desde el principio, es por ello que para las hermanas Hernández asumir este cambio derivado de la crisis fue un poco más sencillo, pues existían bases previas.

“Desde que iniciamos, nosotros ya teníamos página; sin embargo, teníamos claro que el mercado nacional no estaba lo suficientemente desarrollado para poder vivir 100% de internet. Debido a ello teníamos un plan para irnos desarrollando poco a poco (…) de hecho en marzo entramos a comercializar en Amazon (…) entonces esta transformación no nos agarró en cero, pero sí hemos tenido que avanzar mucho más rápido”, apunta Regina.

Esta reacción y avance del comercio digital les ha dejado claro, según expone Laura, que es momento de invertir en estos canales de venta. Es por ello que por ahora, sus planes para el corto y mediano plazo están enfocados a comercializar sus productos 100% en línea.

“Incluso estamos considerando que cuando esto pase, nosotras estaremos enfocadas en gran medida a las ventas online a través de diferentes plataformas, ya sea de nuestra página o Amazon”, señalan.

Finalmente, las hermanas apuntan que una parte fundamental de sus planes a futuro, es visibilizar la calidad de la joyería mexicana.

“La pandemia abre muchísimas posibilidades, entonces al volverse todo en línea se borran las fronteras y nosotras hemos tratado de aprovechar esto para expandirnos internacionalmente y contactar plataformas, tiendas, compradores en otros países. Hasta ahora hemos tenido varios logros y tenemos algunos proyectos en desarrollo; pero ya estamos vendiendo en Bélgica, entramos a Estados Unidos con Amazon y tenemos un show room en Los Ángeles. Todo esto porque uno de nuestros objetivos importantes es llevar y dar a conocer el diseño mexicano en otros países”, concluyeron.