Lorena Carreño es la mujer al frente de Mezcal Carreño, empresa dedicada a la producción y comercialización de esta bebida 100% artesanal

Hace 10 años Lorena Carreño decidió continuar con un legado muy mexicano y cuyo origen se dio en 1904 de la mano de Don Apolonio Carreño, quien hacía mezcal con los agaves silvestres que crecían en su propiedad. Cuando Lorena toma la riendas, lleva esta bebida más allá de una tradición familiar para forjar un negocio que hoy por hoy es un éxito que se comercializa no sólo en nuestro país, sino que ha traspasado fronteras.

“Estamos dados de alta en toda la cadena productiva desde el cultivo de las plantas, semillero –digamos- de los agaves, hasta las plantas ya en el terreno para producción de Maguey mezcalero, y también estamos en la producción de mezcal, en el embasado, en la comercialización y prácticamente en toda la cadena productiva”, señaló en entrevista para Mujer Ejecutiva Lorena Carreño, directora general de Mezcal Carreño.

Es en la Hacienda Carreño, ubicada en Oaxaca, donde se produce esta bebida, todo con técnicas tradicionales y artesanales. Hay para todos los gustos, desde un Espadín con 8 años de maduración, pasando por un Tobalá de 12 años de maduración, hasta un Tepeztate, cuya maduración de la planta puede llevar hasta 22 años, según explica Lorena.

Una celebración a las mujeres

Hablando de las variedades que ofrece la empresa mezcalera, existen dos que están enfocadas en homenajear a las mujeres que dedican su vida y trabajo al mezcal. El primero de ellos, NARAN, cuyo nombre significa “eclipse de luna”, es un Espadín ideal para la mixilogía.

El segundo es Ensamble 7, la etiqueta emblema de Mezcal Carreño que, como su nombre lo dice, está elaborado con siete variantes de agave: Tobalá, Tobasiche, Espadín, Tepeztate, Lumbre y Coyote.

“Nosotros nos aventamos a hacer este mezcal porque somos siete mujeres hermanas, entonces este ensamble también representa, como una analogía, el carácter de cada una a través de la tipicidad de cada variante de agave”.

 

Este año, Mezcal Carreño ganó el premio como el mejor mezcal del San francisco World Sprits Competition 2020, además se consagró con el doble oro justamente por Ensamble 7.

Otra forma con la que la marca conecta con las mujeres y las comunidades aledañas a la hacienda, es brindando empleos y trabajando de la mano de comunidades indígenas a través del comercio gusto y una tasa de equidad de género.

“Siempre he estado casada con la idea de la equidad de género (…) Estamos empleando a la mujeres en la siembra. También en el etiquetado y el embasado, pues todo es proceso a mano, entonces no tenemos máquinas etiquetadoras, todas nuestras tapas son puestas a mano y por supuesto -vale la pena decirlo- también hay mujeres mezcaleras. Porque al final lo que queremos es darle empleo a la gente de la comunidad”.

Hablando de responsabilidad social y ambiental, Lorena comenta que por cada planta de agave utilizada para producir mezcal, se plantan dos.

“Hemos estado haciendo nuestra labor de reforestación para poder garantizar en abasto en el futuro y sobre todo cuando son plantas con un ciclo tan largo de maduración. Tenemos en este momento un programa para poder plantar dos agaves por cada agave jimado”.

Por ahora Mezcal Carreño puede comprarse a través de internet, entre sus ventajas competitivas está que no utiliza “ningún aditivo químico, estamos regulados por el Consejo Regulador del Mezcal. Algo muy importante es la colocación del holograma personalizado para cada marca y ahí viene toda la información de dónde se hizo, quién lo hizo y cómo”, concluyó Lorena Carreño.