En entrevista, Paulina Villalpando, fundadora de la marca de joyería PAAR, comparte su historia, perspectiva, logros y panorama sobre el mercado

En 2003, cuando tenía sólo 17 años, Paulina Villalpando comenzó con un proyecto que le cambiaría la vida. Claro que en ese momento no lo sabía; su objetivo era juntar algo de dinero para poder viajar con sus amigas; así nació PAAR, la marca de joyería que se convertiría en su negocio y pasión.

Desde su origen PAAR se caracterizó por incorporar artesanía mexicana, materiales reusados y reciclados, así como crear piezas a mano, todo esto bajo la filosofía ambientalista de Paulina.

“Desde que empezó la marca siempre tuvo un ángulo ambiental (…) Ahora que desde hace algunos años me dedico únicamente a joyería fina, lo que estamos incentivando entre nuestras clientes es el reciclaje de metales y de gemas. Por ejemplo, todos tenemos joyas de eventos importantes o herencias que realmente no usamos, ya sea porque ya no te quedan, perdiste el par del otro arete o se rompió la cadena, lo que sea, todo eso nosotros lo podemos fundir y hacer una pieza nueva. Así no sólo se hace sustentable, sino que tiene un impacto en el precio (más accesible) y lleva consigo una carga emocional”, comentó en entrevista para Mujer Ejecutiva.
En la foto: Paulina Villalpando.

Además de la dinámica de reciclaje, las piezas son de las colecciones PAAR son creadas de manera artesanal con base en técnicas tradicionales y modernas en plata .925 y oro de 14 quilates, y gemas naturales.

Paulina subraya que incluso para las colecciones, las piezas se hacen en su mayoría al momento o por encargo, para generar la menor cantidad de residuos y dar una verdadera vida útil a sus productos.

Seguir aprendiendo para crecer

Paulina Villalpando y su proyecto de joyería han sido elegidos por BBVA Momentum, la aceleradora del Banco Bilbao Vizcaya junto a New Ventures y el Tecnológico de Monterrey para jóvenes empresarios.

El programa consistió en tres semanas de intensivo en el que las empresas seleccionadas recibieron mentoría y asesoramiento continuos.

“Para mí ha sido interesante entrar a este programa porque realmente PAAR empezó hace muchísimos años. En ese entonces, este ecosistema que existe ahora como de emprendedurismo y creación de impacto y empresas socialmente responsables, etcétera, no existía (…) Realmente nadie hablaba de inversión y nadie hablaba de emprendedores, esa palabra ni se usaba, por eso ha sido muy enriquecedor”.

El programa recibió más de 600 aplicaciones, de las cuales solo 100 fueron aceptadas para formar parte de la aceleradora que, este año, se ha llevado acabo solo en México de toda Latinoamérica.

Mujeres al frente

Al tratarse de una mujer joven, que está brillando en el mundo del emprendimiento y cuya empresa está integrada sólo por mujeres, preguntamos a Villalpando sobre su perspectiva sobre la participación femenina en los negocios de nuestro país:

“Me da gusto ver que cada vez hay más mujeres emprendedoras, en los últimos 10 años creo que ha habido un ‘¡Boom!’ en que las mujeres se están animando más a crear sus propias empresas. Sin embargo, creo que todavía falta mucho apoyo, por ejemplo, en las escuelas no nos enseñan bases de finanzas fuertes para empezar tu propio negocio. Como que todo el sistema educativo sigue volcado a crear al ‘mejor empleado’ y no necesariamente ser un emprendedor; entonces para mí esa es una laguna que por supuesto no es exclusiva de las mujeres”, señaló.

Sus proyectos en puerta para el futuro, dice, están enfocados en fortalecer las plataformas digitales de la marca, enseñanza que reafirmó con la crisis.

“Creo que con todo lo que ha pasado, este ha sido un año de redefinir prioridades. Yo por ejemplo tenía muchas ganas de hacer nuevos lanzamientos (…) y no quiere decir que no lo vayamos a llevar a cabo, sin embargo, tendrá que ser en menor escala y más bien lo que yo quisiera hacer para los siguientes dos años es invertir en nuestra plataforma de e-commerce para que podamos empezar a expandir ventas no sólo en México, sino en el extranjero”.

Al respecto, Paulina apuntó que por el momento su principal mercado se localiza en México, pero el plan es crecer en otros países, principalmente europeos.