Las últimas noticias de Ruth Bader Ginsburg, dan cuenta de los honores que se han rendido para despedir su cuerpo. Sin embargo, su vida amerita ir más atrás y más adelante

Por Argelia Núñez García

La que fue la 2ª Mujer en llegar al más alto tribunal de los Estados Unidos rompió las barreras y paradigmas de su entorno al conseguir el sueño americano; abrió un abanico de posibilidades para que otras mujeres materialicemos nuestros sueños, fue pionera de los Derechos de las Mujeres y la Igualdad de Género, se consolidó por su trabajo como defensora de los Derechos de las Mujeres y sus votos a favor de los migrantes. Deja al mundo un gran legado.

Vivió en carne propia la discriminación al graduarse de Abogada, cuando fue rechazada para un trabajo en la Suprema Corte, precisamente por ser mujer. Enfocó su carrera a asegurarse de que todos y todas las americanas tuvieran las mismas oportunidades. Practicó los más altos ideales estadounidenses: La justica y la igualdad.

La campeonísima Jueza defendió sobre todas las cosas la igualdad de género. Hoy todas las sociedades en todo el mundo están ávidas de mujeres como ella. Las que existimos en México, anhelamos a una que solidifique el valor que se les debe dar a todas respecto a nuestros derechos.

 

Quiero creer que es posible que muy pronto en México, se vean y se escuchen voces de otras que como ella, crean en el valor de su existencia, que defiendan y hagan respetar sus criterios. Sé que millones de Mujeres en nuestro país son silenciadas, otras ni siquiera son escuchadas, muchas son víctimas de formas inimaginables. Eso tiene que cambiar.

Hay mucho por hacer, y por lo pronto Bader Ginsburg no se va, no se rinde; Nos deja su causa, su lucha; Y un gran compromiso para las demás en todo el mundo. Creamos en nosotras, en la fuerza de nuestra naturaleza; debemos luchar hasta hacer que nuestra voz no solo sea escuchada, sino que defina el rumbo de México, y en conjunto con los hombres, logremos construir el mejor país; uno más justo y más próspero. El que todos y todas merecemos.

Urge que las Mujeres en México tengamos la visibilidad y las oportunidades que antes solo se soñaban; nuestros tiempos y nuestra realidad ameritan que seamos valientes, que nos instruyamos para desempeñar los cargos que deseemos, que por medio de ellos contribuyamos al país que merecen las sociedades futuras.

Las Mujeres por naturaleza somos creadoras, formadoras del tejido social; En ese sentido debemos luchar por conseguir los espacios en los que nuestras ideas y nuestra voz sean escuchadas y tomadas en cuenta.

La vida y muerte de Ruth Bader Ginsburg son un grito que nos llama a despertar, a participar, a luchar, a contribuir en mejorar nuestros entornos. Como ella lo dijo:

“Las Mujeres pertenecen a todos los lugares donde se toman decisiones”.