Transparent Business, fundada por Moschini, es la primera empresa tecnológica fundada por una mujer latina, que consigue una valuación de más de mil millones de dólares

El emprendimiento, el impulso al talento femenino y el uso de la tecnología para lograrlo, son parte del ADN que ha guiado el trabajo de Silvina Moschini. Todo este concepto lo ha desarrollado a través de Trasparent Bussiness, software de gestión de trabajo remoto fundado por la argentina y la primera empresa tecnológica fundada por una mujer latina en convertirse en un “unicornio”, es decir, en conseguir una valuación en el mercado por más de mil millones de dólares.

En entrevista para Mujer Ejecutiva, la también fundadora de SheWorks! habló sobre este hito, la transformación digital del mundo durante la pandemia y el gran negocio que es la diversidad en los espacios de trabajo.

Moschini es una emprendedora internacional, autora, oradora y cofundadora de varias empresas. Este mes se convirtió en la primera latinoamericana en dirigir un “unicornio rosa”, como ella lo llama:

“Este no es sólo mi reconocimiento, es el reconocimiento de un hito que logramos con un equipo, yo soy la capitana. Creo que es muy importante destacarlo porque esto lo construimos entre todos: el equipo que trabaja conmigo, lo socios, los inversores, los comunicadores que nos acompañan para contar la historia de que sí  se puede; para que haya otras mujeres que se animen. Porque si yo, que soy una chica normal de un pueblito chiquitito en el centro de Argentina, pude, cualquiera lo puede hacer y ese es mi mensaje para ellas”, relata respecto a este reconocimiento.
En la foto, Silvina Moschini.

“Las crisis traen oportunidades”

Si bien la crisis representó un impacto potencial para muchísimos negocios y la economía global, aquellos enfocados en las plataformas digitales encontraron un área de oportunidad. En el caso de los espacios tradicionales de trabajo, de la noche a la mañana se vieron obligados a adoptar modelos de trabajo remoto, al final, ésta resultó la mancuerna perfecta para potencializar el  trabajo que ya venía realizando Trasparent Bussiness y por supuesto SheWorks!.

“Creemos que, dentro de toda la catástrofe de esta enfermedad, el lado positivo es que hizo que hoy aceleráramos desde el punto de vista digital, como lo es el tema del trabajo remoto que antes lo veíamos como algo que estaba muy bueno, que traía inclusión, que le daba oportunidades a las mujeres, que la empoderaba económicamente, pero que todavía se veía lejano”.

Y es que todo apunta a que este modelo llegó para quedarse. De acuerdo con el estudio COVID-19 Consumer Study, del IBM Institute for Business Value (IBV), sólo en nuestro país más del 50% de las personas quiere seguir trabajando en casa después de la pandemia.

La realidad por parte de los empleadores no es distinta,  según el estudio “Workquake: The New Work Order” realizado por OnePoll en nombre Citrix, casi el 80% de las compañías mantendrá el trabajo remoto o híbrido en la “nueva normalidad”.

El liderazgo de las mujeres está de moda

Uno de los sectores más afectados por la pandemia, económicamente hablando, fueron las mujeres, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), las afectaciones a la economía femenina fueron 2% superiores respecto a los hombres. Sin embargo, también fueron ellas las que mejor respondieron ante la situación, por lo menos en lo que a jefas de Estado refiere.

Moschini señala que, dar flexibilidad a las mujeres en su trabajo, trae como resultado un enriquecimiento de perspectiva y crecimientos para el negocio. Lo anterior, dice, está relacionado a algunos atributos que las mujeres tenemos como facilidad para escuchar e incluir a todos los actores de la organización. “Esa convicción y visión de integrar gente distinta es algo que las mujeres tienen más fácil creo que ahora ese liderazgo está de moda”.

“Las mujeres estudian más, logran más cantidad de títulos y cuando trabajan en equipos diversos contribuyen a un mejor retorno de la inversión. Además, ellas son mejores líderes tiempos de cambio -no digo que son mejores líderes en cualquier momento- pero en tiempos de cambio sí. Basta con que miremos a los países que mejor manejaron la pandemia: todos fueron liderados por mujeres jefas de Estado”, apuntó.

El siguiente paso o la tarea de las mujeres, agrega, es educar al mercado para que empiece a aceptarlo y se normalice el liderazgo femenino.

Planes de crecimiento

La siguiente apuesta de Moschini es captar inversión que permita a la compañía seguir creciendo, el objetivo es “levantar” 10 mil millones de dólares a través de la Oferta Pública de Adquisición (OPA).

“De manera inmediata, nuestro siguiente paso es continuar levantando capital. Ahora estamos buscando levantar 10 millones de dólares; ya levantamos 20 millones de dólares dándole poder a gente que se ha sumado a este proceso de construcción de trabajo remoto (…) Vamos a crecer comprando más compañías y también aliándonos con otras. Nuestro objetivo más inmediato para el 2021 es llevar la empresa a una OPA a 10 mil millones de dólares de valuación para desde ahí abarcar todo el mercado de talento global y crecerlo como una compañía que hace las cosas distintas y recauda de manera distinta”.

En este sentido, apuntó que decidieron buscar inversión de esta forma “diferente” pues sólo el 0.4% del capital de fondos de inversión tradicional van destinados a las mujeres.

“El hacer cosas que mejoren el mundo es un muy buen negocio, no sólo por la satisfacción personal (…) sino que para mí es súper valiosos que todas las empresas tengan una mirada de impacto social (…) Lo mío es el empoderamiento económico. Yo creo fervientemente que si no tienes la capacidad de ganar tu dinero, no hay empoderamiento que valga, porque sólo así tienes el poder de tomar tus desiciones” y ponerlas en marcha, concluyó.