El aumento en el uso de internet durante la contingencia ha delatado la necesidad de brindar un servicio seguro para niños y adolescentes

La contingencia ha cambiado nuestra vida en muchos sentidos, incluso la forma en la que consumimos internet. En el caso de los más pequeños del hogar, el uso de dispositivos con conexión a la red ha aumentado significativamente, sobre todo de los más de 25 millones de estudiantes de nivel básico que hay en el país. Es por ello que urge implementar medidas que les permitan una navegación segura.

“Se pueden tomar medidas concretas para aumentar la protección de los más pequeños de la casa”, mencionó Concepción Pedrajas, directora general Consumo y SMB para McAfee México.

¿Cómo proteger los dispositivos de los hijos contra software malicioso?

  • Estar atento a los malware
  • Actualizar las soluciones de protección en todos los dispositivos y es esencial el uso de contraseñas seguras.
  • Optar por la autenticación de dos factores para agregar otra capa de protección entre uno mismo, los hijos y un atacante o hacker potencial

Si bien el uso de las plataformas digitales ofrece la oportunidad de aprender y socializar, también plantea riesgos para la protección, privacidad y bienestar de los cibernautas menores de edad. McAfee cita el Informe del Estado Mundial de la Infancia de la Unicef, el cual reveló que el 33% de las niñas y niños reportó que el contenido sexual no deseado, así como la violencia, son los contenidos que más les desagrada encontrar en Internet.

Por otra parte, la ejecutiva señala que los controles parentales son el material más útil para evitar que los niños estén expuestos a información dañina para ellos o que, simplemente, los padres no quieren que vean. Además, se puede registrar la actividad web diaria, para poder revisar al final del día en qué sitios se ha metido el niño o adolescente.

“Si bien tener a los niños en casa nos puede hacer sentir más ‘seguros’, debemos recordar que aún hay riesgos a los que debemos estar alerta. Internet es una herramienta poderosa y necesaria para aprender, compartir y entretenerse, pero debemos estar atentos y ser capaces de enseñarles a nuestros hijos cómo utilizarla de manera responsable y segura”, finalizó Pedrajas.