Importancia y características de las pijamas quirúrgicas para mujer - Mujer Ejecutiva

Para seleccionar el uniforme quirúrgico adecuado se debe tener en cuenta que tenga todas las características necesarias para brindar protección, tanto para el especialista que lo utiliza, como para los pacientes.

Lo mejor es que hay pijamas quirúrgicas mujer y también para hombres, en algunos casos estos trajes son unisex, por lo que se adaptan bien a cualquier persona que los utilice, aportando la comodidad y seguridad suficiente, ya que estos ayudan a evitar infecciones dentro o fuera de las instituciones medicas.

Características que ofrecen las pijamas quirúrgicas

Los uniformes quirúrgicos se componen por dos piezas, la camisa o filipina en la parte superior y el pantalón, pero lo mejor y que muchos no saben es que tienen características ideales para el trabajo a realizar:

Material resistente

Estos uniformes están elaborados en tela sintética, lo que les brinda la resistencia suficiente para ser utilizado durante largas jornadas de trabajo, ya que los médicos, enfermeros y todo el personal de salud trabaja durante guardias de mínimo 8 horas, así que necesitan una vestimenta duradera.

Son transpirables y antifluidos

Por lo que pueden limpiarse fácilmente, además este tipo de telas evita que se proliferen microorganismos y se mantengan limpios, ya que los médicos se exponen a fluidos corporales, sustancias químicas y sangre cuando reciben pacientes con heridas abiertas.

Las pijamas quirúrgicas están elaboradas con tela antifluidos, que evitan que estos líquidos sean absorbidos, disminuyendo la contaminación y el riesgo de contagiar a otros con virus, manteniendo también la higiene y la limpieza en la ropa del personal.

Son cómodos y permiten la movilidad

Las pijamas quirúrgicas para mujer y hombre, están diseñadas para aportar comodidad ante todo, pero manteniendo la buena presencia en el personal, son de tela sintética suave, que permite que se movilicen sin ningún problema.

Además son lo suficientemente holgados, aunque algunas mujeres prefieren pijamas más ajustadas, aún así siguen siendo lo suficientemente cómodas, para llevarlas puestas durante horas y desempeñar sus actividades en el hospital.

No conducen electricidad

Otra característica importante, para proteger al personal de salud cuando se encuentran expuestos ante la maquinaria del hospital y diferentes aparatos eléctricos. También es importante que no produzcan estática, ya que podrían ocasionar algún incendio.

Fáciles de lavar

Son totalmente reutilizables y gracias a que son elaborados en tela sintética antifluidos, para garantizar que se mantengan lo suficientemente limpios y libres de microorganismos.

La camisa debe ser de mangas cortas

Aunque hay uniformes quirúrgicos para mujer con mangas largas, se recomienda que estas se encuentren por encima del codo, ya que ese sería el largo suficiente para aportar mayor comodidad y mover los brazos ágilmente.

Un pantalón cómodo

Por lo general estos tienen una cintura elástica o ajustable, sin perder la comodidad y también son lo suficientemente amplios, para que puedan movilizarse sin problema.

Bolsillos

Por lo general solo tienen un bolsillo en la camisa y algunos en los lados del pantalón, para evitar los agentes contaminantes. Incluso algunos uniformes no tienen bolsillos, para garantizar aún más la higiene.

Calzado adecuado

Para complementar estos uniformes, lo ideal es que se lleven zapatos cerrados, de material resistente a los lavados constantes y también a posibles golpes, ya sea por algún instrumento durante una intervención quirúrgica.

También es importante que estos tengan suelas anti resbalantes para evitar las caídas durante la estancia dentro o fuera del hospital.

Además, para complementar las pijamas quirúrgicas, deben utilizarse accesorios de protección como batas, gorros, tapabocas e incluso cubrebotas, sobre todo al momento de realizar cirugías.

Estos uniformes son de gran importancia, ya que al ser utilizados se evita que los virus y diversos microorganismos salgan de los hospitales, contaminando y contagiando a las personas de enfermedades, además aportan la seguridad necesaria al personal que labora dentro de los centros médicos.