La candidata a la presidencia del Conapred señaló que en México asumirse “no racista” no basta, sino que es necesario comprometerse a una agenda que combata la problemática

Es importante comprometerse por una agenda antirracista, que logre el bienestar de las personas que por su condición de vida o salud han estado en desventaja, han sido víctimas de violencias, discriminación y racismo.

Así lo comentó Zenaida Pérez, candidata a la presidencia del Consejo Nacional para Combatir la Discriminación (Conapred). La joven manifestó que reconocer por parte de autoridades y de la sociedad en general la presencia de constantes injusticias cometidas es fundamental dejar una postura de dejar ser, sumarse a acciones que encabezan estos grupos, comunidades o personas históricamente excluidas han denunciado, propuesto y visibilizado.

TE PUEDE INTERESARELLAS SON LAS 6 MUJERES PROPUESTAS PARA DIRIGIR EL CONAPRED

Durante su participación en la charla virtual Racialización y Genero en México, organizada por Change México, la activista indígena aseguró que “México es un país diverso en donde no puede prevalecer una sola visión”, ante lo cual es necesario escuchar las voces diversas y establecer consensos en donde todas las personas, de estratos de la sociedad, regiones del país y géneros sean puestos en diálogo y tomados en cuenta.

El combate a un problema estructural

Explicó que, contrariamente a lo que mucha gente cree, superar las condiciones sociales o socio económicas que viven los pueblos indígenas o afromexicano, no sólo depende del deseo de superación, sino de un problema estructural de desigualdades que niega oportunidades y posibilidades iguales para todas las personas.

Cuestionada sobre su apreciación del techo de cristal, Zenaida agregó que no puede dejar de verse el “piso pegajoso” antes de pensar por qué no llegamos ahí, es necesario revisar los condicionantes que impiden la movilidad social, antes de luchar por los derechos políticos, las mujeres tuvieron que subsanar derechos básicos como comida, alimentación y vivienda.

En el encuentro también participó la actriz Maya Zapata, quien describió el fenómeno del racismo y la estigmatización que se hace tanto en el cine como en la televisión de los grupos sociales, en donde ciertos papeles están de forma automática ligados con tipos raciales o aspectos físicos.

“He visto como es mucho más difícil que actrices morenas puedan ascender en la escala y la jerarquía del cine en México, sobretodo en el llamado cine comercial mexicano”. La misoginia, el racismo y el sexismo con todavía muy fuertes en México, advirtió.

Por su parte Yumko Ogata, escritora mexicana de origen afrojaponesa y chicana, aseguró que la racialización es un fenómeno que se encuentra en todas las actividades de la sociedad mexicana, ante lo cual pidió “piso parejo” por todos los ciudadanos sin distinción de condiciones de color, lengua o tradiciones.

Las tres panelistas coincidieron en que ampliar diálogos, masificar y “viralizar” el problema del racismo permitirá su comprensión, acercará ideas y posturas, para identificar los nudos, las coincidencias y tender puentes para lograr alianzas sociales, políticas e ideológicas en el combate al gran problema de racismo en México que afecta la vida democrática del país.