Combate las impurezas con una rutina de belleza. En sólo tres pasos lograrás mantener una piel sana y equilibrada

La piel del rostro se expone diariamente a contaminantes externos e impurezas. A lo largo del día, las partículas de suciedad se depositan dentro de los poros, causando el desequilibrio de la microbiota y el aumento de la oleosidad. Debido a que es una zona sensible, tiene diferentes necesidades a las de la piel del cuerpo y requiere una limpieza profunda pero delicada.La salud de la piel comienza con la limpieza, y con aliados que unen la ciencia y la naturaleza en una tecnología única, que hace posible renovarla en cuatro pasos. Echa un vistazo a los tips para la rutina ideal de limpieza del rostro:

  1. Al despertar y antes de acostarte, es importante que laves tu rostro. Un jabón de limpieza purificante anti-oleosidad te ayudará a limpia a profundidad, sin dañar la microbiótica de la piel y sin causar efecto rebote.
  2. Después de enjuagar el rostro viene el pretratamiento. Puedes optar por una solución purificadora anti-oleosidad o loción refresacante. Aplica con ayuda de un algodón con pequeños toques sobre el rostro.
  3. Para finalizar la rutina durante el día es importante utilizar protector solar. Si tu cutis es mixto o graso, asegúrate de que el producto que apliques no tenga aceites. En general la recomendación es un FPS 30 que ofrezca alta protección contra los rayos UVB y UVA.
Fuente: Natura